Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Foto: Pascal Pochard-Casabianca/AFP (Getty)
Foto: Pascal Pochard-Casabianca/AFP (Getty)

Como yo vengo de Texas y ahora he acabado viviendo al noreste, me quedo alucinada continuamente cuando veo a mi esposo canadiense conducir nuestro coche en invierno. Hace unas semanas, en medio de una tormenta de nieve, le vi hacer unos movimientos muy locos con el freno de mano que me dejaron como el famoso meme de Pikachu. Sin embargo, conducir con confianza por carreteras nevadas no es un misterioso secreto que enseñan solo a la gente del norte. Aquí va un tutorial rápido cortesía de Wyatt Knox sobre cómo usar el freno de mano en invierno para que puedas ponerte al día.

Advertisement

Tratar de frenar rápidamente sobre la nieve es algo que puede resultar bastante difícil en estas condiciones tan adversas. Cuando las carreteras están cubiertas de hielo o nieve, los frenos ABS con los que están equipados la mayoría de los automóviles pierden mucha eficiencia, lo que hace que sea más difícil frenar rápidamente y en poco espacio.

Ahí es donde puede entrar el freno de mano:

El sistema de frenos de la mayoría de los automóviles modernos lleva la mayor parte de la potencia de frenado hacia la parte delantera, y el freno de mano permite al conductor añadir algo de potencia de frenado extra a la parte trasera del automóvil. Knox conduce un Toyota Corolla con tracción delantera, ABS y neumáticos de invierno, y señala que es bastante parecido a la mayoría de coches en términos de aceleración y dirección. Sin embargo, cuando llega la hora de frenar, la cosa se pone peliaguda.

Advertisement

La parte delantera de este coche asume un 70% del frenado con el tren delantero y un 30% con la parte trasera. En condiciones normales, al frenar, empujamos el peso del automóvil hacia adelante sobre los frenos delanteros, por lo que tiene sentido tener una proporción de frenado desigual. Pero cuando el suelo está resbaladizo, esto no sucede: no se empuja suficiente peso hacia adelante, lo que implica que no haya suficiente agarre y, por tanto, no haya suficiente frenado en la parte de delante para detener realmente el automóvil.

Si no tienes un fórmula 1, con el que ajustar fácilmente la proporción de frenado tocando unos cuántos botones, podrás tratar de compensarlo artificialmente con el freno de mano.

Advertisement

Eso sí, no puedes simplemente tirar del freno de mano y asumir que todo irá bien, porque no ocurrirá eso. Bloquearás los frenos y el coche patinará. Lo que tienes que hacer es tirar de él suavemente en pequeños intervalos hasta que el coche se detenga, lo cual debería suceder con mayor facilidad que si lo hubieras hecho solo con los frenos ABS.

Sin embargo, es importante que te asegures antes de que tu coche tiene una configuración de los frenos similar. El freno de mano tiene que estar conectado a los frenos traseros; de lo contrario, solo estarás haciendo que aumenten tus problemas de frenado.

Advertisement

Si planeas probar algo así, asegúrate de ver el vídeo completo. Knox ofrece muchos consejos útiles para prevenir desastres y mejorar tus habilidades de conducción en pleno invierno, sobre todo a la hora de usar el freno de mano en las curvas.

Share This Story

Get our newsletter