Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Condenado a tres años de cárcel y una multa de 600.000 dólares por crear una web de Manga pirata

1.1K
4
Save
Ilustración para el artículo titulado Condenado a tres años de cárcel y una multa de 600.000 dólares por crear una web de Manga pirata
Captura de pantalla: FNN.

Romi Hoshino, el presunto administrador del la página web de piratería de manga llamada Manga-Mura, actualmente cerrada, fue arrestado por cargos de derechos de autor en 2019 después de una persecución mundial. Hoy, el Tribunal de Distrito de Fukuoka, Japón, declaró culpable al joven de 29 años.

Advertisement

Según lo informado por los medios FNN y Nikkei (vía ANN), Hoshino ha sido sentenciado a tres años de prisión, además de haber recibido dos multas: una por 10 millones de yenes (unos 91.000 dólares al cambio actual) y otra por 62.000.000 de yenes (unos 565.000 dólares). La última multa fue por los ingresos que Hoshino obtuvo de la página web de piratería.

Shueisha, el editor de algunos de los manga más famosos de Japón, incluyendo One Piece y muchos otros, llevó a cabo una conferencia de prensa después del fallo del juicio, y un portavoz de la compañía dijo que la decisión del tribunal fue justa.

Manga-Mura se lanzó en 2016 y en dos años ya estaba siendo investigado por las autoridades japonesas después de las quejas de los principales editores de manga. Hoshino, un ciudadano japonés, se mudó a la ciudad de Manila, Filipinas, en 2019, y el gobierno japonés creó una fuerza especial para lanzar una persecución y localizarlo.

La página web, que se cerró en abril de 2018, fue frecuentado por alrededor de 100 millones de personas cada mes y puso a disposición alrededor de 60.000 manga de forma gratuita.

Mainichi News informó anteriormente que la Asociación de Distribución de Contenido en el Extranjero (de Japón) estimó que Manga-Mura costó unos 2.930 millones de dólares en daños por violación de derechos de autor, lo que la convierte en la peor violación de derechos de autor en la historia de Japón.