Dub√°i es una ciudad de extremos. Aparte del rascacielos m√°s alto del planeta, la capital de Emiratos √Ārabes est√° llena de proyectos tan fara√≥nicos como el centro comercial m√°s grande del mundo, o un archipi√©lago artificial con villas residenciales. El √ļltimo de estos proyectos es tan masivo que quiz√° sea excesivo hasta para las abultadas arcas del pa√≠s.

Advertisement

El gobierno de Emiratos √Ārabes est√° estudiando construir una monta√Īa artificial cerca de Dub√°i. Se lo est√°n tomando tan en serio que ya han invertido 400.000 d√≥lares solo en el planteamiento te√≥rico del proyecto, pero el coste real de semejante idea puede ser tan exagerado que ni siquiera sea factible. En 2011, una ciudad holandesa se plante√≥ hacer lo mismo y el precio de erigir una monta√Īa artificial era de 230.000 millones de d√≥lares. Actualmente, Dub√°i investiga la idea de la mano de cient√≠ficos del Centro Nacional de Investigaciones atmosf√©ricas de Estados Unidos (NCAR).

Dubái, como todo Emiratos árabes, tiene un grave problema de falta de agua. El país destina un abultado presupuesto a investigar el problema y ha recurrido ya a plantas desalinizadoras y creación de nubes artificiales, pero no es suficiente para las necesidades crecientes de agua.

Una monta√Īa cercana al mar servir√≠a, al menos en teor√≠a, para retener el vapor de agua y elevarlo para que se condense. Las monta√Īas naturales cerca de la costa son garant√≠a de lluvias abundantes (que se lo digan, por ejemplo, a Bilbao), pero de ah√≠ a que una artificial pueda lograr el mismo efecto hay un paso. Dub√°i est√° tan desesperada como para intentar llevarlo a la pr√°ctica. [v√≠a Washington Post]

Advertisement


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.