Imagen: Sony (editada y modificada por Luke Plunkett/Kotaku)

Un hombre franc√©s de 19 a√Īos parece haber visto muchas veces Oceans‚Äôs Eleven, la pel√≠cula de Steven Soderbergh, y se sinti√≥ inspirado en hacer su propia Gran Estafa en un supermercado, al reemplazar la etiqueta del precio de una PS4 por una etiqueta de fruta para pagar apenas 10 d√≥lares. El plan no sali√≥ muy bien.

El crimen sucedió en Niza, y en lugar de casi pasar a la historia como uno de los robos del siglo más bien parece algo sacado de las películas de Mr. Bean. El hombre, conocido como Adel, se encontraba en un supermercado cuando se antojó de una PlayStation 4, pero al ver que su precio era más de lo que podía pagar (unos 340 euros) se le ocurrió quitarle la etiqueta, pesarlo en la sección de las frutas y ponerle una etiqueta acorde a sus casi 3 kilos de peso. Su plan maestro concluyó en la fila de autoservicio para pagar, y salió de la tienda.

Despu√©s, quiz√°s tras ver que todav√≠a no se sabe cu√°ndo llega el nuevo juego de Hideo Kojima, decidi√≥ vender la consola por 100 euros, para pagar un boleto de tren, seg√ļn las autoridades. Pero la polic√≠a lo atrap√≥ al d√≠a siguiente, cuando todav√≠a no hab√≠a vendido la consola, y fue sentenciado por una corte francesa a 4 meses de prisi√≥n. Afortunadamente para √©l, la sentencia fue suspendida al poco tiempo y solo tendr√° que ir a la c√°rcel si lo vuelven a pillar cometiendo alg√ļn robo.

Así acaba la corta carrera criminal de esta mente maestra de las estafas del supermercado. [L’est Republicain vía Kotaku]