Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Una estrella que parece un copo de nieve. Cuando reproduces el vídeo, las puntas de la figura comienzan a moverse como si tuvieran vida propia, solo que en realidad no es así. El Neurocientífico de la Universidad de Ucla, Matt Lieberman nos regala una de las ilusiones ópticas más potentes que hemos visto.

La figura tiene hasta nombre. Se trata de una estrella pulsante de Müller-Lyer en honor del sociólogo alemán Franz Carl Müller-Lyer (1857-1916) y su aplicación práctica corre a cargo de Gianni A. Sarcone. Esta es la ilusion:

Advertisement

Sarcone explica que la longitud de los segmentos azules que forman la estrella no varía. Lo único que se mueve son las flechas que tienen en sus extremos. Dependiendo de si estas puntas de flecha apuntan hacia uno u otro lado, nuestra percepción de la longitud de la línea varia notablemente. Ocurre lo mismo en imágenes estáticas.

La razón por la que esta ilusión óptica funciona es porque no somos máquinas de medir con láser. Nuestro cerebro interpreta las distancias en función del contexto. Cuando ese contexto cambia, la nueva situación puede engañar nuestra percepción, y a menudo lo hace. Brutal. [Gianni A. Sarcone vía Matt Lieberman

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter