Imagen: AP

Las autoridades rusas han declarado el estado de emergencia en las remotas islas de Novaya Zemlya, en el Oc√©ano √Ārtico, informa la BBC, despu√©s de que ‚Äúdecenas‚ÄĚ de osos polares cuyas fuentes de alimentos son limitadas debido al cambio clim√°tico comenzaron a llegar a los hogares y edificios cerca de la ciudad de Belushya Guba buscando algo para comer.

Seg√ļn la cadena brit√°nica, los funcionarios dijeron que los osos ya no temen ni a las patrullas policiales ni a las se√Īales utilizadas para mantenerlos alejados de los humanos, y que incluso han cruzado los terrenos de la defensa a√©rea local. Aunque los animales se consideran en peligro de extinci√≥n por Rusia (la Lista Roja de la UICN los clasifica como ‚Äúvulnerables‚ÄĚ, con una poblaci√≥n en disminuci√≥n), los funcionarios dijeron que si los medios no letales no alejan a los osos, pueden verse obligados a sacrificarlos, a√Īade la BBC.

Los videos que circulaban en las redes sociales publicados por Siberian Times, con sede en Rusia, parecían mostrar osos hurgando en partes de la urbe, así como otros vagando y mirando a la gente a través de las ventanas, aunque estos videos no fueron verificados por Gizmodo.

Sea como fuere, hasta ahora no se ha dado ninguna orden de matar a los osos y las autoridades federales se han negado a emitir licencias que permitan a los locales matarlos sin repercusiones legales.

Advertisement

Deutche Welle inform√≥ que el gobierno ruso en Mosc√ļ envi√≥ a un equipo para investigar la situaci√≥n, mientras que el jefe adjunto de la administraci√≥n local, Alexander Minayev, explic√≥ en un informe a los funcionarios regionales que se hab√≠a visto a unos 52 osos polares desde diciembre contaba France-Presse. En el pasado, cientos de estructuras militares en desuso tuvieron que ser demolidas despu√©s de advertir la presencia de osos alrededor, inform√≥ AFP, pero la ola actual no tiene precedentes.

Los osos est√°n mostrando un ‚Äúcomportamiento agresivo‚ÄĚ, escribi√≥ Minayev, que incluye ‚Äúataques a personas y el ingreso a casas residenciales y edificios p√ļblicos ... Hay constantemente entre 6 y 10 osos dentro de la zona‚ÄĚ.

‚ÄúHe estado en Novaya Zemlya desde 1983 y nunca ha habido una invasi√≥n masiva as√≠ de osos polares‚ÄĚ, agreg√≥ el jefe de la administraci√≥n local, Zhigansha Musin, seg√ļn AFP.

Advertisement

En una declaración a la agencia estatal de medios de comunicación TASS, el investigador principal del Instituto de Ecología y Evolución Severtsev, Ilya Mordvintsev, dijo que los osos migran hacia el norte, pero fueron atraídos al asentamiento de Belushya Guba por la posibilidad de encontrar comida:

‚ÄúEn comparaci√≥n con a√Īos anteriores, llegan a la costa en la parte sur del archipi√©lago, donde el hielo est√° cambiando. Emigran a trav√©s de Novaya Zemlya hacia el norte, donde el hielo es s√≥lido ‚Äú, dijo el experto. ‚ÄúEs migraci√≥n del sur al norte. Se est√°n quedando en ese lugar [cerca de Belushya Guba] porque hay algo de comida. Podr√≠an haber pasado pero la comida lo cambia todo‚ÄĚ.

Seg√ļn TASS, las autoridades locales han instalado cercas adicionales cerca de los terrenos de la escuela, los empleados y el personal militar viajan en ‚Äúveh√≠culos especiales‚ÄĚ para trabajar, y se han incrementado las patrullas, pero estas medidas ‚Äúno dieron ning√ļn resultado tangible‚ÄĚ.

Advertisement

Como informó el New York Times en 2017, se espera que la población mundial de osos polares (estimada en alrededor de 26.000) disminuya debido al cambio climático. Los osos usan el hielo para esconderse mientras cazan focas, su principal fuente de alimento que no sea la captura. Pero las temperaturas más cálidas significan que el hielo se derrite más rápido y más temprano en la estación cálida, privándolos de alimentos y obligándolos a cazar en tierra. Algunas poblaciones se han mantenido relativamente estables, escribió National Post en 2017, pero otras están siendo golpeadas. Algunas investigaciones han pintado un panorama sombrío, con la perspectiva de la especie fuertemente ligada a los humanos y su posible no contribución futura al cambio climático.