Dell culpa a la lenta adopción de Windows 8 como motivo para hacerse privada

Dell, el que fuera el mayor fabricante mundial de PCs, acaba de salvar el primer obstáculo para no desaparecer: convertirse de nuevo en compañía privada. ¿Por qué lo ha hecho? En un extenso documento de 274 páginas publicado sobre la operación, la compañía describe varios motivos que la han llevado a esta situación, pero dos muy claros: el derrumbe del mercado del PC por el auge de smartphones y tabletas y la lenta adopción de Windows 8.

Es curioso que Microsoft sea, en parte, quien ha contribuido a la caída de Dell y a la vez sea quien ayude a salvarla. Los de Redmond han aportado más de 2.000 millones de dólares de los 24.400 millones que necesitaba la compañía para recomprar las acciones y convertirse de nuevo en compañía privada para intentar renacer sin las presiones de accionistas públicos.

Advertisement

En un documento archivado en la SEC (Securities Exchange Commission), Dell pinta una situación muy pesimista sobre la situación del mercado del PC. Pero la firma es muy clara sobre los motivos que la han empujado a esta situación:

  • quedarse atrás frente a los competidores
  • el auge de smartphones y tabletas que han derrumbado el mercado del PC
  • adopción incierta de Windows 8
  • caída en las actualizaciones a Windows 7 en la empresa
  • caída de las ventas de PC más rápida de lo esperado en países emergentes (entre otras cosas porque acceden primero a un móvil que a un PC).

En definitiva, malos tiempos para ser un fabricante de ordenadores. Veremos como Dell se reinventa para sobrevivir. [SEC vía WSJ]

Share This Story