Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Descubre que el libro de Newton que compró hace 20 años es una copia perdida que perteneció al propio físico

El volumen de Opticks se venderá en febrero por 375.000 libras.

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Descubre que el libro de Newton que compró hace 20 años es una copia perdida que perteneció al propio físico
Foto: Peter Harrington Rare Books

Cuando David DiLaura compró una copia de Opticks a un vendedor de libros antiguos en Sussex, ninguno de los dos sabían que estaban intercambiando unos pocos dólares por un volumen que en realidad costaba cientos de miles. DiLaura estaba comprando un manual usado personalmente por el propio Isaac Newton.

Recientemente DiLaura, que además de coleccionista de libros es profesor emérito en la Universidad de Colorado, estaba revisando su bibliografía sobre Newton cuando reparó en que la etiqueta interior en la que se decía que el libro perteneció a un tal Sir James Musgrave estaba sobre otra. Rastreando cuidadosamente los nombres, DiLaura y experto en libros raros Pom Harrington descubrieron que el libro era nada menos que la copia de Opticks que se consideraba perdida desde hace siglos. Su valor cuando se venda en la próxima feria del libro de San Francisco podría superar los 375.000 libras.

Opticks es la obra de Isaac Newton en la que el conocido físico transcribió sus descubrimientos en lo relativo a la refracción de la luz. Newton construyó una cámara oscura y logró demostrar mediante primas de cristal que la luz se refracta en diferentes tonos de luz y que estos, recombinados, vuelven a dar luz blanca. El manual también detalla los pasos para construir un telescopio de refracción práctico.

Advertisement

Se sabe que Newton conservaba dos ejemplares de la segunda edición de Opticks, ambos publicados en 1717. Una de las copias, la única que se conocía, era la que Newton usaba en sus propias investigaciones y está llena de anotaciones del científico. La otra, completamente prístina, era la que se consideraba perdida hasta ahora.

Isaac Newton murió en 1727 y sus libros fueron vendidos a John Huggins, que los adquirió como regalo a su hijo Charles, en aquel entonces rector en la Universidad de Oxford. Los volúmenes pararon a su sucesor en el cargo, el doctor James Musgrave, permaneciendo en esta familia de eruditos durante generaciones. [vía Ars Technica]