Átomos de grafeno. Wikimedia Commons

Dos capas de grafeno, ni una más ni una menos. Esa es la receta del antibalas perfecto. Este es el extraño descubrimiento que han hecho en la Universidad de Nueva York. El nuevo material se llama diameno en honor a su dureza, similar a la del diamante.

Advertisement

Lo fascinante del diameno es que esa dureza solo se manifiesta cuando el material se somete a un impacto. En condiciones normales, las dos láminas de grafeno (depositadas sobre un sustrato de carburo de silcio) son flexibles y tan livianas y finas como el celofán. Sin embargo, cuando el material se somete a presión mecánica, su dureza se incrementa hasta alcanzar la del diamante si el impacto es extremo (como el de una bala).

El secreto del material es simplemente alinear bien las dos capas de grafeno. Curiosamente, incrementar el n├║mero de capas no aumenta nada la dureza o resistencia. Podr├şamos poner 215 capas de grafeno y no servir├şa para nada.

Los c├ílculos de resistencia molecular realizados mediante un modelo computerizado han sido comprobados y respaldados disparando microproyectiles sobre una doble l├ímina en laboratorio. El descubrimiento puede servir para revolucionar por completo los materiales a prueba de balas o impactos. [The City University of New York┬áv├şa New Atlas]