El grafito y los diamantes son dos formas alotr√≥picas del mismo elemento qu√≠mico: el carbono. Lo √ļnico que separa al fr√°gil material que forma la mina de los l√°pices, de la piedra m√°s dura del planeta, son siglos sometidos a presiones alt√≠simas. Investigadores de la Universidad de Stanford han descubierto un atajo para convertir grafito en diamante sin complejas maquinarias de presi√≥n.

El equipo de Stanford no estaba buscando crear diamantes, sino desarrollar una alternativa eficaz al silicio para su uso en electr√≥nica. Los investigadores estaban probando con capas finas de grafito (no tan finas como para ser grafeno) sobre una pel√≠cula de platino. Al aplicar una peque√Īa cantidad de hidr√≥geno sobre el conjunto, descubrieron que el grafito entra en una reacci√≥n en cadena en la que su composici√≥n molecular se reajusta hasta convertirse en diamante.

Evidentemente, no estamos hablando de diamantes de joyería, sino de materiales con las mismas propiedades, e ideales para usos industriales. Aunque el proceso requiere cierta cantidad de platino, es lo bastante sencillo como para suponer una buena alternativa a los sistemas tradicionales de cobertura con diamante, como la Deposición química de vapor. [Stanford SLAC vía Gizmag]

Foto: Anneka / Shutterstock

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)