Imagen: La nueva especie Macrobiotus shonaicus descubierta en JapĂłn (D. Stec et al., 2018)

Existen unos organismos fascinantes, posiblemente en la lista de los más “raros” conocidos por la ciencia, que son indestructibles e incluso pueden sobrevivir al vacío frío del espacio. Esas criaturas son los tardígrados, y ahora se ha descubierto una nueva especie en la superficie de hormigón de un parking.

OcurriĂł en JapĂłn, y el hombre que ha dado con este increĂ­ble hallazgo es el investigador Kazuharu Arakawa, de la Universidad de Keio, quien alquilaba un apartamento en la ciudad de Tsuruoka cuando recogiĂł una muestra de musgo del estacionamiento del edificio para su posterior anĂĄlisis.

Los tardĂ­grados habitan normalmente en musgos, lĂ­quenes y hojarasca, asĂ­ que encontrar uno sobre el musgo en la superficie de hormigĂłn no es tan descabellado (aunque sĂ­ tremendamente complicado). Tras un examen posterior en el laboratorio encontrĂł 10 metazoos microscĂłpicos que vivĂ­an en la muestra. Estos fueron extraĂ­dos y transferidos al cultivo en cinco pares separados.

Imagen: D. Stec et al., 2018

Posteriormente, uno de estos pares proliferĂł en su plato, y con un anĂĄlisis microscĂłpico y genĂłmico posterior se revelĂł una nueva especie de tardĂ­grado Macrobiotus shonaicus, perteneciente al grupo Macrobiotus hufelandi.

Advertisement

Al parecer, lo que diferencia al M. shonaicus son sus huevos, que tienen una superficie sólida y filamentos flexibles que sobresalen hacia fuera, similares a los de otras dos especies recientemente descritas, la M. Paulinae, de África, y la M. Polypiformis, de Sudamérica.

El M. shonaicus es en realidad la decimocuarta especie identificada en JapĂłn, entre las mĂĄs de 1.200 especies reconocidas dentro del phylum tardigrada, pero en tĂ©rminos de M. paulinae, se trata de un hito. SegĂșn ha explicado Arakawa a los medios:

Este es el primer informe de una nueva especie en este complejo del este de Asia. Todavía tenemos que investigar mås ampliamente su entorno enJapón y Asia para comprender la diversidad total y cómo estas especies se adaptaron a los entornos locales. 

Advertisement

Imagen: La cavidad oral del nuevo tardĂ­grado (D. Stec et al., 2018)

Otra cosa que distingue al M. shonaicus es su dieta. Para los cultivos, los investigadores alimentaron a los organismos con algas, pero la mayoría de las especies de Macrobiotidae son carnívoras y se alimentan de rotíferos (filo de animales pseudocelomados microscópicos). Ademås, también estå la cuestión del sexo:

El M. shonaicus tiene dos sexos, donde otros tardígrados que son cultivables en los laboratorios han sido principalmente partenogenéticos (las hembras se reproducen solas sin población masculina). Por tanto, es un modelo ideal para estudiar la maquinaria de reproducción sexual y los comportamientos de los tardígrados.

Advertisement

Imagen: Los huevos del nuevo tardĂ­grado (D. Stec et al., 2018)

En cualquier caso, el mismo Arakawa recuerda que por muy fascinante que sean varias de sus características, si por algo han resultado tan “insólitos” los tardígrados es por su capacidad para vencer a la adversidad ambiental, una medida fisiológica que los científicos todavía no aciertan a comprender por completo.

Los tardĂ­grados pueden perder toda su agua corporal a medida que el ambiente se seca, y en este estado anhidrobiĂłtico, un tardĂ­grado no estĂĄ llevando a cabo ninguna bioquĂ­mica y no tiene metabolismo. Por eso es tan fascinante, “estas criaturas vuelven a la vida despuĂ©s de la rehidrataciĂłn, y esto desafĂ­a la comprensiĂłn actual de la vida y la muerte”, finaliza el investigador. [PLOS ONE vĂ­a Popular Mechanics]