Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El cineasta de Boston Lee Loechler tenía claro que el momento para pedirle matrimonio a su novia debía ser único. Loechler se pasó seis meses editando y trabajando con una ilustradora en una versión muy especial del clásico de Disney, Sleeping Beauty, la película favorita de su chica. Finalmente, la invitó al cine.

Advertisement

Como vemos en la pieza que se ha hecho viral en pocas horas, Loechler se editó a sí mismo y a su futura prometida en el filme de dibujos animados. Para ello estuvo trabajando con la ilustradora australiana Kayla Coombs, consiguiendo que en la escena crucial donde el Príncipe Phillip despierta a la Princesa Aurora con un beso, la pareja fuera reemplazada por Loechler y su novia, momento en que pasa a pedirle matrimonio.

Para llevar a cabo la escena el novio alquiló una sala de proyección en el Cine Coolidge Corner el 30 de diciembre, además, la gente del cine le hizo unas entradas falsas engañando a su novia para que lo invitara a lo que ella creía que sería una proyección normal.

Advertisement

El final es el esperado, ella dice sí descubriendo que sus amigos y familia están en la sala, aunque no para de repetir “oh my god”, y lo dice tantas veces que me pregunto si cuando llegaron a casa tendría otro contexto. [YouTube]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter