Tecnología, ciencia y cultura digital
We may earn a commission from links on this page

Detrás de este pene tallado en piedra de 1.700 años hubo un conflicto

Junto al pene, venía acompañado un insulto dirigido a otra persona: “Secundinus, el cargador"

We may earn a commission from links on this page.
Imagen para el artículo titulado Detrás de este pene tallado en piedra de 1.700 años hubo un conflicto
Imagen: The Vindolanda Trust

Cuentan los investigadores que, normalmente, los símbolos fálicos tallados en piedra de la antigüedad se percibían como un emblema de buena suerte o fertilidad. Sin embargo, el encontrado entre los escombros de un fuerte romano justo al sur del Muro de Adriano en el norte de Inglaterra, era distinto.

De hecho, y como explican, la profundidad del grabado ya ofrecía algunas pistas del contexto de la “obra”. Y es que el junto al pene, venía acompañado un insulto dirigido a otra persona: “Secundinus, el cagador”, se lee. Tal y como explica en un comunicado Dylan Herbert, un bioquímico jubilado de Gales que descubrió la piedra en mayo:

Había estado removiendo muchos escombros durante toda la semana y, para ser honesto, esta piedra se interponía en mi camino, me alegré cuando me dijeron que podía sacarla de la zanja. Parecía desde atrás como todas las demás, una piedra muy común, pero cuando le di la vuelta, me sorprendió ver algunas letras claras. Solo después de que quitamos el barro me di cuenta del alcance total de lo que había descubierto, y estaba absolutamente encantado.

Advertisement

Herbert y su equipo se dieron cuenta de que las letras y el símbolo del pene estaban profundamente grabados en la piedra dura, lo que sugería que el antiguo garabato se tomó su tiempo para forjar su obra. Por otra parte, a lo largo de la línea del Muro de Adriano, se han descubierto al menos 13 tallas fálicas, incluida esta última incorporación.

Como decíamos, si bien se supone que la mayoría de estos símbolos tienen una intención positiva detrás de ellos, el insulto escrito junto al descubrimiento reciente sugiere que esta talla en particular tenía un motivo más irritante. Para Andrew Birley, Director de Excavaciones y CEO de Vindolanda Trust:

Su autor claramente tenía un gran problema con Secundinus y tenía la confianza suficiente para anunciar sus pensamientos públicamente en una piedra. No tengo ninguna duda de que a Secundinus le hubiera gustado menos ver esto cuando deambulaba por el sitio hace más de 1.700 años.

Advertisement

Ahora falta por saber qué llevó al “grafitero” a tener un enfado tan profundo con Secundinus como para tallar durante un tiempo considerable ese pene de 1.700 años. [IFLScience]