Parece una idea salida del guión de una película de ciencia-ficción, pero es en realidad el proyecto final de carrera del arquitecto español Manuel Domínguez, de la ETSA (Escuela Técnica Superior de Arquitectura) de Madrid. El objetivo: diseñar una ciudad móvil, autónoma, capaz de desplazarse sobre enormes tractores-oruga como los de un tanque. ¿Posible? Técnicamente, sí.

Advertisement

La idea no es nueva. El arquitecto británico Ron Herron la propuso por primera vez en los años 60, pero desde entonces nadie se había atrevido a diseñarla teniendo en cuenta todos los detalles que la hicieran técnicamente posible. Domínguez, de 35 años y ahora al frente del estudio Zuloark, ha elaborado planos con casi todos los componentes necesarios para que una ciudad móvil, al menos en teoría, funcione: desde la estructura o los requerimientos de energía a los aspectos sociales de la vida en un lugar así. En total, le llevó 2 años y medio desarrollar todo el proyecto. Lo explica en una entrevista con Gizmodo en Español:

Lo hice casi como una crítica al proyecto final de carrera. Siempre nos piden que hagamos proyectos que luego nunca se van a construir, así que decidí hacer algo que fuera ciencia-ficción de verdad pero que, al mismo tiempo, si alguien se atreviera a construirlo, pudiera ser viable.

Domínguez presentó el proyecto en junio de 2012 con el nombre de Very Large Structure. Obtuvo una nota final de 7 sobre 10. Si no lo has visto, es espectacular:

Advertisement

¿Para qué crear una ciudad móvil? La idea de Domínguez está pensada para una ciudad itinerante capaz de desplazarse por la meseta castellana. Él reconoce que, aunque podría construirse, es todavía una utopía. Pero quizás en un futuro, donde la disponibilidad de recursos naturales o la escasez de población en ciertas zonas fuera un problema, un concepto así podría ser una opción.

La idea de fondo era la de las ciudades que se adaptan a su entorno cambiante. Por ejemplo, en un futuro en el que ascienda el nivel del agua de los océanos y las ciudades de la costa estén en peligro, algo así podría ser una opción. O en escenarios apocalípticos, o en la colonización de planetas...

Advertisement

En los planos debajo, Manuel calcula casi todos los detalles, desde los tipos de casas necesarios, hasta la inclusión de aeropuertos, plantas de generación de energía o requerimientos estructurales. Su ciudad móvil está pensada para albergar 5.000 habitantes. Seguro se escapen detalles importantes, pero es la primera vez que alguien detalla de forma tan técnica la idea. ¿Qué obstáculos se encontraría alguien que quisiera convertir el proyecto en realidad?

Hay muchas cosas más que habría que tener en cuenta, pero el peso podría ser un problema. Calculé un peso máximo de la estructura de 400.000 toneladas, por lo que si alguien fuera a construirlo de verdad, además de tener mucho dinero, necesitaría estudiar las condiciones del terreno, tanto de nivel para desplazar la estructura, como para asegurarse que podría soportar semejante peso sin hundirse.

Advertisement

Advertisement

Imposible predecir si las ciudades móviles existirán dentro de cientos o miles de años. De momento, por lo menos ya sabemos que se podrían construir. O, al menos, intentar. [Poliedro vía ArchDaily]