Image: Ron Risman/Eric Gendron

Sacar una foto en un lugar público conocido y que no se parezca a la de algún otro turista, resulta un ejercicio ciertamente complicado. Sin embargo, si consigues capturar un momento único, lo último que esperas es encontrarte otra foto igual de una persona que no conoces. ¿Quién ha copiado a quién?

Ocurrió el pasado 3 de marzo en Estados Unidos, durante una gran tormenta invernal en la costa este. Lo cuenta uno de los fotógrafos protagonistas en Petapixel, Ron Risman.

Advertisement

Al parecer, Risman había acudido al faro de Whaleback, en el parque de Great Island Commons (New Hampshire). Su idea era aprovechar el mal tiempo para sacar fotos de las olas rompiendo alrededor del faro. En su viaje, el fotógrafo cuenta que cargó un trípode y una Canon 5D Mark IV con lente Sigma 150-600mm.

Cuando llegó al lugar, Risman se colocó a la derecha de un árbol para ayudar a reducir los fuertes vientos del norte. El hombre puso la cámara en marcha y esperó hasta que vio una ola que empezaba a golpear el faro. En ese momento comenzó una ráfaga de disparos hasta que la ola se difuminó del todo. Así continuó durante 45 minutos más, tratando de capturar el momento en que la marea impactaba sobre la costa.

Image: Lugar desde donde tomaron las fotos ambos fotógrafos (Petapixel)

Advertisement

Al regresar a su casa volcó las imágenes y eligió una para editarla y subirla a su cuenta de Instagram. Poco después, una cadena de televisión local compartió la foto en su página de Facebook (con permiso) y comenzó a recibir una gran cantidad comentarios y “me gusta”.

Sin embargo, hubo un comentario que mencionaba algo extraño: lo acusaban de haber robado la imagen a otro fotógrafo de Nueva Inglaterra, Eric Gendon. Risman, obviamente, se defendió alegando que era su foto y que poseía el archivo RAW original.

Luego acudió a la página de otros fotógrafos y se quedó impresionado. Encontró lo que parecía ser exactamente la misma imagen, tomada en el milisegundo exacto en el tiempo, desde lo que parecía ser la misma ubicación y perspectiva exacta.

Advertisement

Era increíble. Las fotos a primera vista parecían prácticamente idénticas, incluso el agua salpicando en el frente, todo en el cuadre tenía la misma forma y tamaño, por lo que Risman creyó que tal vez su imagen fue robada y quizás retocada un poco.

Finalmente, un fotógrafo local comparó la foto original de Risman con una versión de resolución más alta de la imagen de Eric. Entonces notó que el marco de hierro alrededor de la parte superior del faro tenía un espacio ligeramente diferente entre las barras verticales en comparación con la imagen de Risman. Eso indicaba que el otro fotógrafo probablemente estaba parado justo a la izquierda de donde estaba detenido Risman.

Advertisement

Sin embargo, lo más sorprendente de todo era el hecho de que el faro realmente no mostraba ningún cambio de rotación y la ola chocando era exacta, lo que lo hacía aún más notable, ya que fueron capturas aleatorias de dos fotógrafos diferentes.

Ambos fotógrafos acabaron quedando y encontraron que estuvieron a unos 28 metros de distancia el uno del otro aquel día. Una historia inusual, tanto, que según el propio Risman se cuentan con los dedos de una mano las veces que dos fotógrafos han capturado en el mismo milisegundo una imagen virtualmente idéntica. [Petapixel]