Image: Dos segundos antes de la ejecución (Getty)

La imagen que vemos fue tomada el 17 de junio de 1939. No es ning√ļn sitio especial, la zona donde se congrega el grupo de personas para ver el espantoso ‚Äúespect√°culo‚ÄĚ tiene lugar frente a la prisi√≥n de Saint-Pierre. Dos segundos despu√©s, los asistentes podr√≠an ver por √ļltima vez una decapitaci√≥n p√ļblica.

Eugen Weidmann naci√≥ en Frankfurt , Alemania, en 1908, y desde muy joven comenz√≥ a robar, convirti√©ndose antes de la mayor√≠a de edad en todo un delincuente profesional con un pasado delictivo. Tras una de sus √ļltimas detenciones por robo, Weidmann pas√≥ cinco a√Īos en la c√°rcel, espacio donde conoci√≥ a sus futuros compa√Īeros en el mundo del crimen, Roger Million y Jean Blanc.

Advertisement

Image: Eugen Weidmann (Wikimedia Commons)

Con ellos dos formó un trío que fue el terror de los turistas de París: robos, secuestros y palizas mientras la policía trataba de darles caza. En 1937, Weidmann asesinó a dos mujeres y cuatro hombres en la capital francesa. Luego llegarían más víctimas: una mujer con la que trató de ligar, un chófer, un agente publicitario, y un hombre al que había conocido como recluso en una prisión alemana.

Unas semanas después, la policía rastreó la dirección de Weidmann y lo encontró escondido en un motel. Cuando las autoridades llegaron el criminal disparó a los oficiales con una pistola, hirió a varios, pero acabó derribado en el suelo y arrestado. Tras el juicio, Weidmann y Million fueron condenados a muerte y Blanc a 20 meses de prisión. La sentencia de Million fue conmutada más tarde por cadena perpetua.

Advertisement

Image: Eugen Weidmann el día de la ejecución (Getty)

As√≠ llegamos al d√≠a de la escena que muestra la instant√°nea del comienzo. En la ma√Īana del 17 de junio de 1939, Weidmann sale frente a la prisi√≥n de Saint-Pierre, donde lo aguardaban la guillotina y un p√ļblico que clamaba venganza por sus fechor√≠as. Como curiosidad, una de esas personas que est√° a punto de ver la ejecuci√≥n en directo es nada menos que el actor Christopher Lee, entonces con 17 a√Īos.

Minutos despu√©s de salir, a Weidmann lo colocan en la guillotina. Una vez dentro del dispositivo que iba a acabar con su vida, el verdugo principal de Francia, Jules-Henri Desfourneaux, se acerc√≥ con tranquilidad al que iba a ser el √ļltimo hombre en morir de forma p√ļblica cort√°ndole la cabeza.

Advertisement

Image: El p√ļblico reunido durante la ejecuci√≥n (Getty)

Desfourneaux dej√≥ pasar unos segundos, quiz√°s esperando que la instant√°nea fuera inmortalizada como as√≠ fue, antes de dejar caer la afilada hoja que cort√≥ el tronco de Weidmann. ¬ŅQu√© ocurri√≥ entonces? Que en vez de gritar, el p√ļblico pareci√≥ pedir m√°s, murmurando y acerc√°ndose a los restos de la ejecuci√≥n para usar sus pa√Īuelos con la sangre de Weidmann como recuerdo de tan ‚Äúmemorable‚ÄĚ escenario. Incluso hubo un v√≠deo de la ejecuci√≥n.

Tras la muerte de Weidmann y el comportamiento escandaloso e incomprensible del p√ļblico, el presidente franc√©s Albert Lebrun prohibi√≥ de forma inmediata todas las futuras ejecuciones p√ļblicas. Seg√ļn el comunicado:

Advertisement

‚ÄúLejos de servir como elemento de disuasi√≥n y tener efectos saludables en las multitudes, la ejecuci√≥n p√ļblica ha promovido instintos b√°sicos de la naturaleza humana, alentando a los villanos y el mal comportamiento general.

No fue hace tanto de esta escena, menos de un siglo, pero s√≠ fue un d√≠a hist√≥rico en el pa√≠s. Casi 200 a√Īos despu√©s de instaurar este tipo de ejecuciones se prohib√≠a en las plazas para que la gente admirara o viera dicho acto. La guillotina estuvo en servicio desde 1792 hasta 1977. [Mashable, Wikipedia]