Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Economistas sugieren crear un nuevo impuesto que grave a la gente que trabaja desde casa

Ilustración para el artículo titulado
Foto: Christophe Archambault (Getty Images)

Este miércoles, el gobernador Andrew Cuomo anunció nuevas medidas de distanciamiento social para Nueva York a medida que las infecciones por covid-19 aumentan en todo el país. Tenemos un largo camino por recorrer antes de que esto termine, Pero eso no impide que los amos del universo tracen el mapa del nuevo mundo por venir. Un nuevo informe de investigación de Deutsche Bank nos da una idea de lo que ven algunos economistas en nuestro futuro, y no te va a gustar.

Advertisement

Con el título “Qué debemos hacer para reconstruir”, el informe describe una serie de problemas que se avecinan y sugiere algunas soluciones bastante radicales. El investigador del Deutsche Bank Luke Templeman propone, por ejemplo, que los gobiernos impongan un impuesto a las personas que trabajan desde casa. Templeman sostiene que ese impuesto ha tardado en llegar, y señala que “entre 2005 y 2018, la tecnología de Internet impulsó un aumento del 173 por ciento en la cantidad de estadounidenses que trabajaban regularmente desde casa”.

El informe reconoce que las personas que trabajaban desde casa antes de la pandemia solo constituían alrededor del 5,4 por ciento de la fuerza laboral en los EE. UU., Pero ese número ha aumentado al 56 por ciento en los últimos meses. El impuesto propuesto no se enfocaría en los ciudadanos durante tiempos de confinamiento impuestos por el gobierno, pero una encuesta de Deutsche Bank descubrió que a los encuestados les gustaría seguir trabajando desde casa dos o tres días a la semana incluso cuando llegue el momento de volver a a la oficina. “Eso significa que los trabajadores remotos están contribuyendo menos a la infraestructura de la economía mientras siguen recibiendo sus beneficios”, escribe Templeman.

Advertisement

En otras palabras, que ahora resulta que las personas que trabajan desde casa no estén cargando gasolina en su automóvil, comprando una taza de café, contratando una guardería, recogiendo el almuerzo o cualquiera de las otras actividades económicas que conllevan con los desplazamientos hacia y desde el trabajo. Brindar ese tipo de servicios es lo que mantiene empleada a una gran parte del resto de la fuerza laboral, y el informe propone un impuesto a cualquier persona que elija trabajar desde casa para reunir dinero para las personas que luchan contra las oportunidades perdidas.

Templeman cree que un impuesto de $10 por día sería razonable para una persona en los Estados Unidos que gana $55,000 al año. De aplicarse semejante propuesta recaudaría aproximadamente $48 mil millones al año que irían destinados a un fondo que se usaría para otorgar ayudas de $1,500 a conciudadanos que han atravesado tiempos difíciles.

Advertisement

Si bien es alentador ver a un economista de Deutsche Bank proponer una política que es una redistribución tan directa de la riqueza, ¿por qué no gravar a las personas que realmente se benefician del cambio para trabajar desde casa? En lugar de penalizar a los trabajadores que, en promedio, dedican más horas a sus empleadores cuando trabajan desde casa, hagamos que pague la empresa que se ahorra la infraestructura o la empresa que pone la infraestructura de teletrabajo. Pensemos, por ejemplo, en Zoom.

Advertisement

El precio de las acciones de la startup de videoconferencia ha subido más de un 400% desde que la pandemia se apoderó de Estados Unidos en marzo. ¡Oh! pero Zoom es solo una empresa en ascenso que se afianza en la industria, dirás. ¿Qué tal Google? El gigante de las búsquedas tiene su propio servicio de teleconferencias y se beneficia de la pandemia de muchas otras formas: el precio de sus acciones ha subido un 26% desde entonces. ¿Qué hay de Amazon? Es el mayor beneficiario de los trabajadores que compran desde casa y su departamento de servicios web gana dinero a manos llenas de todos los pequeños Zooms que intentan triunfar en el mundo. Desde marzo, el precio de las acciones de Amazon ha subido alrededor del 60%. Este año fue la primera vez que Amazon pagó impuestos federales sobre la renta desde 2016. También en marzo de este año, Amazon siguió adelante en su batalla legal para evitar pagar 277 millones de dólares en impuestos atrasados ​​a la UE. Evitar impuestos, acumular ganancias y pagar salarios récord a los ejecutivos es el nombre del juego en el mundo de la tecnología. Ciertamente, parece que estas empresas están contribuyendo menos a la infraestructura de la sociedad mientras siguen recibiendo sus beneficios.

Si no puedes encontrar una manera de juntar ese fondo común de $48 mil millones para los trabajadores tomando un poco aquí y allá de todas las empresas que están prosperando debido a esta época turbulenta, propongo un impuesto único de $100,000 para todos los trabajadores que sean sorprendidos masturbándose durante una llamada de Zoom en el trabajo. Puestos a decir tonterías...

Advertisement

La inminente ola de automatización de la fuerza laboral ya nos advierte de que tendremos que prepararnos para una economía completamente nueva en la que los ganadores deberán ayudar a apuntalar a los que se quedan atrás con algún tipo de ingreso básico universal y ayudas a la transición profesional. La pandemia es una oportunidad perfecta para poner en práctica un simulacro de esa redistribución. Esta misma semana se supo que la fortuna personal de solo cinco personas en el mundo superaba por primera vez los $100 mil millones. Seguro que podemos encontrar el dinero que necesitamos en alguna parte que no seamos los de siempre.

Share This Story

Get our newsletter