Image: Wismichu (YouTube)

No es extraño ver titulares como El youtuber mejor pagado ingresó 17 millones de dólares en 2017 o Este niño de cinco años gana millones en YouTube con ayuda de sus padres, pero la realidad es muy distinta para la gran mayoría de personas que se pone delante de la cámara con la idea de vivir de YouTube.

Según una investigación de Mathias Bärtl, profesor de la Universidad de Ciencias Aplicadas de Offenburg, el 96,5% de los youtubers no supera la línea de pobreza federal de Estados Unidos, establecida en 12.140 dólares al año. Es más, el 3% de los canales más vistos ingresó una media de 16.800 dólares al año de la publicidad en 2016 (el umbral de pobreza para una familia de dos personas) y solo el 1% superior, con una audiencia de entre 2,2 y 42,1 millones de reproducciones, obtuvo ingresos más holgados.

Advertisement

En su análisis, Bärtl utilizó una estimación de 1 dólar ingresado por cada mil reproducciones, que era una buena métrica en 2016 pero posiblemente se haya quedado obsoleta. “He visto un mínimo de 35 centavos por cada mil visitas y trabajo con youtubers que pueden ganar 5 dólares por cada mil”, explicó a Bloomberg un portavoz de la agencia de influencers Goat Agency. Muchas veces, los ingresos dependen del famoso “partner” que intermedia entre los creadores de contenido de YouTube y los anunciantes, pero acceder a él es, de nuevo, algo exclusivo de los canales más vistos.

“Si sales en un programa de televisión, seguramente ganarás mucho dinero; pero puedes tener medio millón de seguidores en YouTube y seguir trabajando en un Starbucks”, resume Alice Marwick, profesora de comunicación de la Universidad de Carolina del Norte en Chapel Hill.

Esto deja a estrellas como PewDiePie como una excepción, y no la regla, de una vocación increíblemente difícil para los que pretenden trabajar en YouTube y pagar las facturas. Por supuesto, muchos youtubers tienen contratos externos con marcas interesadas en su poder de influencia, pero para la gran mayoría, YouTube es un hobby (o si acaso un segundo trabajo).

Advertisement

[Bloomberg]