Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El Asus ROG Phone me ha convencido de que se puede jugar en serio desde un teléfono móvil

Hoy probamos el ROG Phone de Asus. Se trata de un smartphone con un destinatario claro: los gamers. No es el primer móvil orientado a este público, pero sí el primero de la marca taiwanesa.

Un diseño arriesgado, no apto para todos los públicos

Comencemos con el diseño: Sin duda lo primero que nos llama la atención es su tamaño. El móvil de Asus es grueso y pesado. Y para nada tiene un aspecto que pase desapercibido. Han copiado por completo la estética gaming de sus portátiles y periféricos, y hasta han incluido iluminación RGB personalizable en la parte de atrás, por si no quedaba claro a quién iba dirigido.

Advertisement

Hablemos ahora de la pantalla: Se trata de una sorprendente pantalla AMOLED de 6 pulgadas. Quizás no es la mejor con la que nos hemos encontrado, pero su rendimiento sigue siendo bueno. Su tasa de refresco de 90 Hz es inferior a la que hemos visto en el Razer Phone, su competidor directo, y podía tener una representación de los colores algo más fiel, pero por lo general es una pantalla bastante buena.

También podemos ver un doble altavoz en el frontal del teléfono, que nos devuelve un sonido bastante claro y potente. Sin duda es el acompañante perfecto para completar la experiencia audiovisual.

Los pequeños detalles marcan la diferencia.

Pero en Asus han cuidado hasta el más mínimo detalle. Por eso han han incluido un ventilador extra que se conecta en uno de los laterales del terminal y que ayudará a mantener la temperatura bajo control mientras jugamos. Además, del propio ventilador salen una entrada de Jack y un conector USB-C para que podamos cargar el teléfono mientras jugamos. Este detalle ha sido todo un acierto, y tener conectado el ventilador no hace que sea más incómodo jugar con el ROG Phone. Gracias al conector lateral, podemos acoplar una serie de complementos que ha diseñado Asus específicamente para su terminal: desde una segunda pantalla hasta un dock para jugar con un monitor acomplado.

Advertisement

Nos hemos pasado horas jugando al PUBG Mobile y a otros tantos juegos más, por lo que si vas a decidir apostar por este móvil será mejor que te hagas con el grip que vende Asus o con algún otro de terceros. No es que sea realmente incómodo jugar sin uno, pero si vas a invertir en un móvil gaming, juega como Dios manda.

Advertisement

Un rendimiento a prueba de bombas

Pero lo realmente espectacular es el interior del ROG Phone. Con un procesador Snapdragon 845 y 8GB de RAM, el teléfono vuela. Los juegos más exigentes van tremendamente fluidos, y por si nos faltase algo de potencia, Asus tiene un As en la manga: el modo X. Se trata de una función del teléfono que hace un overclock al procesador. Pero si vas a decidir activarlo, mejor que conectes el ventilador extra que incluyen con el terminal.

Advertisement

Por lo demás es un móvil bastante decente. Su batería de 4000 mAh te dará la autonomía necesaria como para que juegues varias horas sin tener que echar mano del cargador. Tienes desbloqueo facial, NFC y una cámara más que cumplidora.

¿Su principal pega? El precio. Pese a sus buenas especificaciones técnicas habrá más de uno que se lo piense dos veces antes de invertir 900 euros solo por jugar en su teléfono móvil. Eso sí, si estás decidido a hacerlo, el ROG Phone es tu mejor opción.

Advertisement

En resumen

  • El teléfono vuela. Sus 8GB de RAM y su procesador Snapdragon 845 podrán mover lo que le eches. La batería tampoco está nada mal
  • Los complementos que ha lanzado Asus junto con el terminal son bastante interesantes, y comprar un grip para sujetar el móvil mejor y mejorar la jugabilidad se antoja casi imprescindible.
  • La estética es arriesgada y no convence a todo el mundo por igual.
  • El precio sin duda es un handicap importante. Va a ser complicado convencer a mucha gente para pagar 900 euros por un móvil de estas características.

Share This Story