Photo: Pixabay

“Lo decimos porque la gente lo hace.” Con esta sorprendente frase comienza el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos un aviso público bastante sorprendente. Se trata de una advertencia explicando los peligros de reutilizar un preservativo.

Aparentemente, los expertos del CDC han registrado un aumento en la práctica de lavar y reutilizar condones. Aunque pueda parecer una buena idea de último recurso cuando te quedas sin preservativos, lo cierto es que no lo es. Lavar un preservativo no sirve de nada porque el agua y el jabón no eliminan las bacterias y los virus que hayan podido quedar en la superficie. Además, muchos productos de limpieza sencillamente debilitarán al material del preservativo haciéndolo quebradizo y frágil. Todo ello por no mencionar que con el lavado desaparece cualquier lubricante que pudiera tener y que tratar de ponerse un preservativo que ya ha sido desenrollado (o enrollarlo otra vez) es una tarea titánica

Los preservativos, aunque sigan luciendo elásticos y los veamos parecidos al plástico son objetos de un solo uso pensados para prevenir embarazos no deseados y una larga lista de enfermedades de transmisión sexual muy desagradables. Reutilizarlos anula completamente esos beneficios En la página del CDC hay más información al respecto. [CDC vía Business Insider]