Image: YouTube

Seguramente hoy escucharás en muchos medios lo peligroso que es el último “desafío” que se ha hecho viral en la red por muchos adolescentes: esnifar condones por la nariz para que salgan por la boca. Una cosa es cierta, inhalar preservativos es muy peligroso. El resto no es exactamente como se cuenta.

En primer lugar, la “no noticia”. Al parecer, desde ayer lunes muchos medios comenzaron a hablar de un nuevo reto entre los adolescentes que ponía en peligro su vida mientras trataban de esnifar condones. ¿Dónde? Supuestamente en YouTube. Así que hasta allí acudimos para darnos cuenta que los únicos vídeos que existen sobre dicho desafío son de hace varios años.

Advertisement

En realidad, esta peligrosa prueba se remonta al año 2013 (aunque existe uno de 2007), al menos así lo atestiguan las piezas en YouTube. Sin embargo, hay que advertir que, aunque peligroso, no existe ninguna alarma social o moda al respecto como parece deslizarse de muchos medios.

¿Por qué se ha vuelto viral en 2018? Probablemente, gran parte de culpa se debe a la publicidad que se dio al fenómeno que se hizo viral hace unos meses, el llamado “Desafío Tide Pod” con las pastillas de detergente, el mismo que desencadenó advertencias de los expertos en control de intoxicaciones y provocó la prohibición de videos de personas que se comían el producto para la ropa.

Image: Pixabay

Advertisement

Al igual que con el desafío Tide Pod, la prensa parece haber entrado en modo pánico en la cobertura de los condones. Medios como Fox News han llegado a advertir que la “nueva e inquietante tendencia” podría ser mortal.

En cuanto al efecto que puede tener llevar a cabo semejante estupidez, el médicos de Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health, Bruce Y., escribió un artículo para Forbes citando ejemplos de lesiones bastante graves sufridas por personas que accidentalmente inhalaron o ingirieron condones durante el sexo oral.

Por ejemplo, en uno de los casos una mujer sufrió un colapso de pulmón y contrajo neumonía después de que un condón bajara por su tráquea. En otro, una mujer desarrolló apendicitis después de que un fragmento del preservativo se alojara en su apéndice.

Advertisement

Dicho esto, si te tragas un preservativo de forma accidental tampoco significa que necesariamente entres en pánico, “es muy posible que lo defeques”, cuenta el doctor, “pero para evitar cualquier problema, sugiero que nadie inhale ni trague deliberadamente un preservativo”. [BusinessInsider, Snopes]