Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El ciclón Kyarr ya es la tormenta más potente en la Tierra, y está rompiendo muchos récords

Imagen satelital del ciclón Kyarr sobre el Mar Arábigo.
Gif: CIMSS.

La región de ciclones tropicales menos activa del hemisferio norte está comenzando a explotar. El ciclón Kyarr se formó el pasado jueves en el océano Índico y rápidamente se convirtió en la tormenta más poderosa del planeta. Aunque no tendrá un gran impacto en tierra firme, sí está haciendo sentir su presencia en los libros de récords, en lo que extrañamente ha sido un año malo en general para los ciclones tropicales, una clasificación que incluye tormentas tropicales, huracanes y también tifones.

El ciclón Kyarr se intensificó rápidamente durante el fin de semana, pasando del equivalente de una tormenta de categoría 2 a categoría 4 en apenas seis horas el sábado. Actualmente, cuenta con vientos de de alrededor de 240 Km/h, lo que lo coloca en el extremo superior de la categoría 4 de tormentas y huracanes. Esto lo convierte en una “tormenta súper ciclónica”, según el Departamento de Meteorología de la India. También es el primer sistema de este tipo que se forma en el Mar Arábigo desde el ciclón Gonu de junio de 2007. Ese sistema tocó tierra en el Medio Oriente, infligiendo el mayor daño en Omán, a pesar de haberse debilitado tras tocar tierra firme.

Advertisement

Durante su rápida intensificación, la presión de Kyarr bombardeó hasta 915 milibares. Cuanto menor es la presión, generalmente más intensa es la tormenta. Y en el caso de Kyarr, la lectura de 915 milibares estableció un nuevo récord para los ciclones del Mar Arábigo (un ciclón de 1999 que se formó en el otro lado del océano Índico, todavía mantiene el récord histórico de baja presión para la región).

La buena noticia es que Kyarr se encuentra en alta mar. La tormenta apunta hacia Omán, pero se espera que gire hacia el suroeste y luego siga paralela a la costa. En el camino, lentamente comenzará a debilitarse. A principios de la próxima semana, podría generar impactos en el Cuerno de África, pero aún es demasiado pronto para hablar sobre cómo podrían ser.

Más allá de los récords individuales, Kyarr también llevó al océano Índico a establecer un récord para su temporada de ciclones más intensa. Los científicos usan una métrica conocida como energía acumulada de ciclones (ACE) para dar un visión general de las estaciones de ciclones. ACE esencialmente suma las mediciones de la velocidad del viento de todas las tormentas en la región a lo largo del tiempo, ofreciendo una métrica más clara que solo el número de tormentas de cuán intensa fue una temporada. En el caso del océano Índico, ACE alcanzó la cifra de 53,9, lo que se traducen en más de cinco veces el ACE normal para esta época del año. También representa un récord de la temporada de ciclones del océano Índico más intensa jamás registrada.

Advertisement

La región es generalmente más calmada que el Atlántico y partes del Pacífico (el Pacífico Noroeste promedia 247,2 unidades ACE en este punto del año), pero bueno, un récord sigue siendo un récord. Capital Weather Gang señala cómo el Dipolo del océano Índico, un patrón climático natural, ha dado un impulso a los ciclones tropicales en la parte occidental de la región este año. Actualmente se encuentra en una fase positiva, lo que crea un depósito cálido de agua en el Mar Arábigo y en otros lugares. Los ciclones se alimentan de esta agua tibia, y generalmente estimula más áreas de tormentas eléctricas que pueden convertirse en ciclones. Esto podría fortalecerse aún más en los próximos meses, aumentando las probabilidades de más ciclones e incluso estableciendo un récord para el Dipolo del Océano Índico más fuerte.

Algunas investigaciones indican que la fase positiva del Dipolo del océano Índico podría volverse más extrema debido al cambio climático. Después de todo, el calentamiento global también significa eso: los océanos se están calentando. Esto aumenta las probabilidades de tormentas intensas, y Kyarr ciertamente se ajusta a ese patrón, incluso si no se ha realizado una investigación específica al respecto.

Share This Story