Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Jill Mathews lleva años trabajando en el Parque Nacional Kruger, en Sudáfrica, pero nunca había visto una escena como la de hace unos días. La empleada del parque y un grupo de visitantes asistieron al horrible momento en el que un grupo de leones derribaba a un bebé elefante.

Advertisement

Las manadas de leones acostumbran a apostarse cerca de los pozos de agua a donde acuden los demás animales para beber. Normalmente se trata de gacelas o cebras, pero en esta ocasión los felinos recibieron un raro premio: un bebé elefante que por motivos desconocidos estaba solo cuando se acercó al pozo.

Advertisement

El vídeo muestra a la manada de leones rodeando al elefante en el suelo. Todo parece perdido para el pequeño paquidermo, pero entonces aparece un búfalo africano (Syncerus caffer) atraído por el escándalo. En lugar de marcharse, el animal comienza a encararse con los leones y atrae al resto de su propia manada. En unos segundos, los voluminosos búfalos ahuyentan a los depredadores y el elefantito se pone a salvo.

Aunque es fácil atribuir sentimientos altruistas a los búfalos, lo cierto es que su actitud no es del todo noble. Al principio probablemente confunden el elefantito con uno de los suyos. Después... los búfalos son famosos por odiar (no sin motivos) a los leones y atacarlos o ahuyentarlos de su territorio siempre que les es posible.

Advertisement

En cuanto al elefantito, Mathews despide su peculiar crónica con un final triste. Aunque logra zafarse del primer ataque, comete el error de correr en una dirección en la que vuelve a quedar solo y fuera de la vista de los búfalos. Los leones lo derriban de nuevo fuera de cámara. La naturaleza no perdona. [vía Kruger Sightings]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter