Image: Everest (Pixabay)

Desde que Edmund Hillary alcanz√≥ el pico del Everest en 1953, se calcula que miles de personas han intentado la gesta. Algunos lo han conseguido, pero otros se quedaron por el camino y no consiguieron descender. Y no solo personas, toneladas de desechos se est√°n acumulando en la monta√Īa m√°s alta del mundo dejando un paisaje desolador.

El problema no tiene que ver con los cad√°veres de los excursionistas muertos, a menudo en posiciones precarias para ser recuperados de forma segura. El principal problema radica en los cientos de turistas que llegan y dejan atr√°s tiendas de campa√Īa, equipo de escalada rotos, botes de gas vac√≠os y una gran cantidad de excrementos. Seg√ļn el sherpa Pemba Dorje:

Es repugnante, una monstruosidad. La monta√Īa est√° transportando toneladas de desechos.

Advertisement

Lo cierto es que tanto el Tíbet como Nepal han implementado sistemas para tratar de alentar a los escaladores a reducir sus desechos. El Tíbet multa a los alpinistas con 100 dólares por kilogramo que dejan atrás, y Nepal cobra un depósito de hasta 4.000 dólares por equipo que se reembolsa si cada miembro baja al menos 8 kilogramos de basura.

Para Nepal, el resultado fue que los escaladores devolvieron 25 toneladas de basura y 15 toneladas de excrementos, sin embargo, es solo una peque√Īa porci√≥n de la basura en las laderas. El problema es que muchos turistas ya se est√°n gastando hasta 100.000 d√≥lares para la caminata, por tanto, es muy posible que simplemente no les importe demasiado el dep√≥sito.¬†

Image: Everest (Getty)

Advertisement

Seg√ļn un informe de 2016, los sherpas locales eliminan hasta 11 mil kilos de heces humanas de la monta√Īa cada temporada, arroj√°ndolas en un pueblo cercano. Esto se convierte en un pozo de podredumbre p√ļtrida, un estercolero con el que los lugare√Īos tienen que vivir, y encima durante la temporada de los monzones se ti√Īe la ladera de su r√≠o en un espect√°culo ciertamente asqueroso.

Por esta raz√≥n los ingenieros buscan convertir los pozos de desechos en una planta de biog√°s para convertir los residuos en combustible renovable, y los grupos locales est√°n trabajando para limpiar la monta√Īa. La limpieza del Everest en China redujo 8,5 toneladas de residuos entre abril y junio de este a√Īo, y el Comit√© de Control de la Contaminaci√≥n de Sagarmatha lleva operando en el lado de Nepal desde 1991, implementando programas para mantener la monta√Īa limpia.

Obviamente, lo ideal ser√≠a que los excursionistas asumieran de forma individual la parte que les toca cada vez que tratan de ascender la monta√Īa. Mientras no sea as√≠, el Everest seguir√° siendo el basurero de mayor altitud del planeta, y todo gracias a los turistas con dinero que dejan a su paso una estela de residuos asquerosos. [Science Alert]