Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El famoso porro de Elon Musk ha acabado costando cinco millones de dólares a los contribuyentes

Captura de pantalla: PowerfulJRE (YouTube)

El año pasado, el CEO de Tesla y SpaceX asistió al programa de Joe Rogan en YouTube y se fumó un porro. Hasta ahí todo bien, pero el caso es que SpaceX es un contratista militar con ciertos permisos de seguridad, y al gobierno de Estados Unidos no le gusta nada la marihuana. Su disgusto ha sido tan intenso que se ha gastado $5 millones en demostrarlo.

Inicialmente, la Fuerza Aérea de los Estados Unidos parecía no saber muy bien qué demonios hacer respecto al incidente. Sin embargo, más tarde se supo que los altos funcionarios de la NASA, incluido su administrador Jim Bridenstine, estaban muy molestos con la decisión de Musk de fumar marihuana en público. Llegados a ese punto, la NASA decidió obligar a que SpaceX y su competidor Boeing pasaran por una auditoría de seguridad intensiva y una “revisión cultural”. La agencia entiende por revisión cultural uin procedimiento para garantizar que “las compañías cumplan con los requisitos de la NASA para la seguridad en el lugar de trabajo, incluida la adhesión a un entorno libre de drogas”. Según un informe de Político hecho público este miércoles, la revisión de SpaceX supone un gasto de 5 millones de dólares que, por supuesto, sale del presupuesto general de la NASA, y este a su vez de las arcas de los contribuyentes.

Advertisement

Según fuentes de la industria aeroespacial a las que ha tenido acceso Político, la NASA nunca antes había ordenado una revisión de seguridad y cultura tan extensa. Es un análisis tan exhaustivo que hasta SpaceX y Boeing estaban confusos sobre de qué se trata exactamente. Además de entrevistar a los empleados en todos los niveles de SpaceX, la revisión supuso que la compañía pusiera en marcha una campaña de comunicación interna para “educar a sus empleados y asegurarse de que sigan pautas estrictas para los contratistas federales entre las que se que prohíbe el uso ilegal de drogas”.

Inicialmente, el pago de los cinco millones de esta revisión recayó sobre SpaceX, pero la NASA acordó reembolsar el dinero en un acuerdo que Politico ha descrito como altamente inusual y sin precedentes.

A pesar de que la NASA le dijo a Politico que el reembolso a SpaceX era una “práctica estándar”, Boeing no ha sido reembolsado por pasar el mismo procedimiento. Eso plantea la pregunta de por qué la compañía cuyo CEO comenzó este desastre ha sido reembolsada y la que no había hecho nada no. Es posible que Boeing haya decidido que no era prudente abrir la boca sobre el asunto porque recibió 4.800 millones de la NASA como parte del Programa de tripulación comercial que va con retraso. Es una cifra significativamente más alta que los 3.100 millones que recibió SpaceX.

Se esperaba que ambas compañías entregaran en 2017 sus reemplazos para el programa de transbordadores espaciales ya retirado. No lo han hecho, y el retraso es una fuente de frustración para la NASA. La agencia incluso se planteó la posibilidad de comprar asientos adicionales para viajar a la Estación Espacial Internacional en cohetes Roscosmos. La NASA discutió públicamente con SpaceX sobre los retrasos antes de enterrar el hacha de guerra, por lo que tal vez Boeing concluyó que no valía la pena arriesgar su propia disputa por 5 millones relativamente miserables.

Advertisement

“La idea de que la NASA alguna vez otorgue un tratamiento preferencial a SpaceX sobre Boeing es simplemente una broma para los expertos de la industria”, dijo a Politico el profesor asistente de la Universidad del Sur de California y ex miembro del equipo de transición de la NASA, Greg Autry. “En cada paso del camino, Boeing obtuvo más [dinero] por el programa. Mucho, mucho más de 5 millones. Incluso discutir $ 5 millones en este contexto es una tontería ”.

Si bien Musk pudo haber desencadenado este desastre, finalmente es el gobierno el que decidió gastarse cinco millones en algo que podía haberse quedado en una simple anécdota. Recientemente, Bridenstine trató de minimizar todo el asunto, diciéndole a CNBC que no cree que “haya mucha historia allí”.

Advertisement

“Francamente, creo que ambas compañías operan de manera muy responsable y se aseguran de que sus culturas sean seguras”, agregó Bridenstine. “A medida que nos acercamos al lanzamiento de astronautas en cohetes nuevamente, no solo la NASA tiene que ser segura. Nuestros socios comerciales deben ser seguros también”.

Musk probablemente puede acumular el haber fumado hierba en el programa de Joe Rogan como una entrada más en su creciente lista de cosas que ha hecho en Internet que ahora lamenta. Al menos esta vez no le ha costado dinero.

Share This Story