Pagar unas cervezas o un almuerzo en un macro festival de música puede convertirse en toda una odisea. Los organizadores del mítico Lollapalooza lo saben, y por eso han tenido una interesante idea para este año. Los asistentes que lo deseen podrán pedir unas pulseras electrónicas que permitirán hacer pagos dentro del festival.

La pulsera está dotada de un chip RFID, y permite pagar en los establecimientos del festival con solo acercarla al punto de pago y marcar un código secreto. El dispositivo cuenta con los mismos métodos de cifrado de una tarjeta de crédito. El pago, de hecho, se realiza enlazando la pulsera a una tarjeta bancaria. El límite de gasto es el que el propietario de la tarjeta haya establecido con su banco.

Advertisement

Si perdemos o se nos daña la pulsera, el festival la cancela y nos entrega una nueva mostrando nuestra documentación. Lo único que hay que procurar no olvidar es el número secreto que sirve para autorizar los pagos. La pulsera también servirá para acceder a las instalaciones. Si tiene éxito, los organizadores plantean dotarla de funciones adicionales en futuras ediciones. [Lollapalooza, vía Fayerwayer]

Foto de portada: AP Images

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)