Image: Fredie Blom (BBC)

Tras la muerte de Celino Villanueva el pasado mes de abril, el hombre que se convertirá oficialmente en el más longevo del planeta, se ha puesto un reto mayúsculo. A sus 114 años, el sudafricano Fredie Blom ha decidido que ha llegado la hora de dejar de fumar.

Hace unos años, Blom, natural de Ciudad del Cabo, realizó varias entrevistas a los medios donde aseguraba que el único deseo que tenía era morir “y conocer a mi creador”. Sin embargo, las cosas han cambiado desde entonces. En un reportaje realizado por la BBC, el hombre parece estar viviendo una “segunda” juventud negando sus propias palabras.

Advertisement

De acuerdo con su certificado de nacimiento, Blom cumplió 114 años el 8 de mayo de 2018. Aunque su edad no ha sido verificada todavía por el Guinness World of Records, si todo sale según lo previsto, se convertirá en unas semanas de forma oficial en la persona más vieja del mundo.

¿Cómo ha conseguido llegar a esa edad con salud? Ni él mismo lo sabe, aunque asegura que mientras que no bebe ni una gota de alcohol, todavía fuma “pastillas”, que es la jerga local para el tabaco que se enrolla en un pedazo de periódico. Resulta que a los 114 años, Blom ha decidido que es suficiente y pretende abandonar el hábito después de llevar casi 100 años fumando:

La necesidad de fumar es tan fuerte. A veces me digo a mí mismo que voy a parar, pero solo me estoy mintiendo a mí mismo. Es hora de dejarlo. Además, ahora sé que solo hay una cosa: el hombre de arriba. Él tiene todo el poder, yo no tengo nada. Puedo caer en cualquier momento, pero él me sostiene.

Advertisement

Fredie tampoco come nada en particular, aunque cuenta que come carne casi en cada comida y muchas verduras. No tiene dolencias conocidas, excepto que a su edad dice estar un poco sordo. “Me siento muy bien de salud. Mi corazón está fuerte. Son solo mis piernas las que están cediendo, no puedo caminar como solía hacerlo”.

Su esposa Janetta, 28 años más joven que él, asegura que solo ha estado en el hospital una vez cuando tuvo un problema con una de sus rodillas. Jannetta cuenta que cuando acudió al centro la gente dudaba de la edad de Blom debido a la gran forma en que se encontraba. Afortunadamente, su sobrina obtuvo su certificado de nacimiento para poder demostrar su edad.

Antes de acabar la entrevista se le preguntó por el mayor cambio que había observado en la vida. Blom lo tenía claro, “es el incremento del crimen. La vida era mucho más pacífica antes. Aquellos fueron buenos tiempos. No había asesinatos ni robos. Nadie salía lastimado. Ahora todo ha cambiado”. [BBC]