Imagen: British Pest Control Association/ProFlowers/Ryan F. Mandelbaum (Flickr)

Podrías pensar en los cerebros jóvenes como arcilla blanda con la que se pueden moldear nuevas formas en respuesta a varias entradas. Pero a medida que pasa el tiempo, la arcilla se endurece y es menos trabajable, y al igual que la arcilla, es menos probable que cambien los cerebros en respuesta a nuevas situaciones. Los científicos que investigan con ratones se han dado cuenta de que esta analogía parece funcionar para aprender comportamientos sociales, y que el MDMA, el ingrediente activo del éxtasis de las drogas, podría devolver a los cerebros más viejos a un estado más maleable.

Los tiempos m√°s tempranos de mayor plasticidad se denominan ‚Äúper√≠odos cr√≠ticos‚ÄĚ, y los cient√≠ficos han especulado que podr√≠a haber un per√≠odo cr√≠tico para aprender comportamientos sociales, y que durante este per√≠odo el comportamiento social se siente muy bien. Esta nueva investigaci√≥n en ratones presenta evidencias cuantitativas de un per√≠odo tan cr√≠tico pero existente y de la reapertura del MDMA a ese per√≠odo cr√≠tico en el cerebro. La investigaci√≥n proporciona una base potencial de por qu√© el MDMA ha ayudado a tratar el trastorno de estr√©s postraum√°tico.

‚ÄúCualquiera que haya estudiado per√≠odos cr√≠ticos termina sus trabajos con ‚Äėy por razones cl√≠nicas, ser√≠a fant√°stico si pudi√©ramos ... entender c√≥mo funciona esto y, en alg√ļn momento, poder abrir per√≠odos cr√≠ticos‚Äô‚ÄĚ, dijo G√ľl D√∂len, profesor asistente en el Departamento de Neurociencias y el Instituto de Ciencias del Cerebro de la Universidad Johns Hopkins, a Gizmodo. ‚ÄúEn realidad hicimos ambas cosas‚ÄĚ.

Hay una prueba bien conocida en ratones llamada preferencia de lugar condicionado, donde los ratones están condicionados para asociar ubicaciones con cosas, y si les gusta, tendrán una preferencia por el lugar. Después de criar ratones con otros ratones, los investigadores cambiaron ratones individuales a dos configuraciones nuevas que nunca habían visto antes: una donde estaban solos y luego una configuración social con otros ratones. Luego, los ratones se dejaron elegir entre cualquiera de los ajustes.

Los investigadores probaron los ratones de 14 edades diferentes, desde justo despu√©s del destete hasta los adultos maduros. La preferencia por la sala social alcanz√≥ su punto m√°ximo alrededor de la adolescencia, luego disminuy√≥ hasta la edad adulta, cuando no mostraron preferencia por ninguna de las salas. Esto demostr√≥ la existencia de alg√ļn tipo de per√≠odo cr√≠tico en torno a la adolescencia en el que los ratones consideraron que la conducta social era gratificante.

Advertisement

Pero luego vino el MDMA. Los ratones recibieron peque√Īas inyecciones de la droga. Luego, 48 horas despu√©s, mucho despu√©s de que los efectos agudos del MDMA hab√≠an desaparecido, los adultos mostraron una preferencia por estar en la sala social. Era como si el per√≠odo cr√≠tico se hubiera vuelto a abrir, y los ratones m√°s viejos una vez m√°s deseaban la configuraci√≥n social.

Para una prueba final, explic√≥ D√∂len, utilizaron ‚Äúun mont√≥n de trucos gen√©ticos moleculares‚ÄĚ para marcar las c√©lulas cerebrales del rat√≥n que producen y almacenan la oxitocina, una mol√©cula cuyas funciones incluyen influenciar el comportamiento social. El etiquetado permiti√≥ a los investigadores estimular solo estas c√©lulas. Vieron los mismos resultados, donde los ratones con neuronas de oxitocina estimuladas prefirieron el entorno social 48 horas despu√©s. Esto implica que la oxitocina desempe√Ī√≥ un papel en la apertura del per√≠odo cr√≠tico de aprendizaje de la recompensa social, y que el MDMA, que se ha vinculado a estas c√©lulas, podr√≠a ayudar a reabrir el per√≠odo.

Recapitulaci√≥n r√°pida: para el conocimiento de los investigadores, esta es la primera vez que los cient√≠ficos caracterizan un per√≠odo cr√≠tico para encontrar gratificante el aprendizaje social. Los ratones fueron m√°s sensibles al aprendizaje de la recompensa social en la adolescencia, se volvieron menos sensibles a estas recompensas sociales a medida que envejecieron, y el cierre del per√≠odo cr√≠tico tiene algo que ver con ese cambio, seg√ļn el documento publicado hoy en la revista Nature.

Advertisement

Es un hallazgo importante. ‚ÄúEste documento fue muy completo y convincente en sus m√©todos‚ÄĚ, dijo a Gizmodo Karen Bales, profesora de psicolog√≠a de la Universidad de California en Davis, en un correo electr√≥nico. Explic√≥ que inclu√≠a muchas piezas con todo tipo de controles diferentes, y pens√≥ que la prueba de preferencia de lugar era reveladora, ya que ‚Äúmide la motivaci√≥n de un animal para interactuar socialmente sin la presencia de otro animal ... eliminando as√≠ el factor aleatorio del comportamiento animal‚ÄĚ.

Hay advertencias: la investigaci√≥n se realiz√≥ con ratones, por lo que no est√° claro c√≥mo se relacionan los hallazgos con el comportamiento de otras especies, y la mayor√≠a de los experimentos incluyeron ratones machos. Bales le dijo a Gizmodo que esperaba que los autores examinaran a las hembras a continuaci√≥n. Pero a√ļn as√≠, explic√≥ que ayuda a los cient√≠ficos a comprender mejor por qu√© los animales se involucran en el comportamiento social y por qu√© la soledad puede ser un problema en los adultos mayores.

Tambi√©n podr√≠a explicar el √©xito del MDMA en el tratamiento de pacientes con TEPT. ‚ÄúEstos son pacientes que, cuando acuden al terapeuta por primera vez, su per√≠odo cr√≠tico se ha cerrado hace mucho tiempo‚ÄĚ, y su condici√≥n puede haberlos cerrado a√ļn m√°s a la interacci√≥n con un terapeuta, dijo D√∂len. ‚ÄúSi pueden reabrir su deseo de ... preocuparse por las interacciones sociales, creemos que eso podr√≠a explicar por qu√© este medicamento funciona tan bien en el contexto de la psicoterapia asistida por psicod√©licos‚ÄĚ.

Advertisement


Para estar al tanto de más noticias, síguenos en Twitter @GizmodoES