Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Una región del cerebro que apaga completamente el dolor en ratones podría ser una nueva fuente de terapias

Las células iluminadas en magenta y amarillo marcan la región de la amígdala conocida como CeAga, un centro supresor del dolor.
Las células iluminadas en magenta y amarillo marcan la región de la amígdala conocida como CeAga, un centro supresor del dolor.
Imagen: Fan Wang Lab - Duke University (Eurekalert)

“Cuando desactivamos esa región, el ratón dejó de rascarse al instante” Con estas palabras describe el investigador Fan Wang el funcionamiento de una región del cerebro de los ratones que literalmente desactiva el dolor. La región también existe en seres humanos, y podría revolucionar la anestesia.

Advertisement

La zona se llama CeAga (Central Amygdala General Anesthesia) y es una densa masa de neuronas localizadas en la amígdala, una región del cerebro que también es conocida por regular respuestas emocionales como la ansiedad.

Wang y su equipo trabajaron con ratones cuyos genes han sido alterados para que las neuronas respondan a la luz. De esta manera, los investigadores pudieron activar y desactivar zonas específicas del cerebro, una técnica conocida como optogenética. El problema era qué región desactivar. En palabras del propio Wang:

Se cree que existe una región única que activa y desactiva el dolor. Esa es la razón por la que los placebos funcionan. La cuestión es qué zona exacta es la que hay que activar y desactivar. El dolor es una sensación compleja que implica emociones, respuestas automáticas, sensaciones... Hay tantas regiones que se activan cuando uno siente dolor que habría que desactivarlas todas.

Advertisement

Las investigaciones previas de Wang se habían centrado precisamente en identificar qué areas del cerebro se activan al sentir dolor. Al menos 16 regiones del cerebro reciben señales de la CeAga cuando se siente dolor. cuando sienten una punzada de dolor, los ratones se lamen o rascan la zona afectada. Al desactivar las neuronas de la CeAga dejaron de hacerlo inmediatamente.

Advertisement

La respuesta fue tan brusca y tan absoluta que sorprendió a los propios investigadores. el siguiente paso ahora es determinar el gen responsable de la desactivación y activación de ese grupo concreto de neuronas. La amigdala de los ratones es mucho más grande que la de los seres humanos, pero Wang y sus colegas creen que el descubrimiento podría ser extensible a nosotros. Si es así, abriría la puerta a todo tipo de terapias para tratar no solo los dolores crónicos, sino para anestesiar pacientes de manera más efectiva. De momento hay mucho por investigar. [Nature Neuroscience vía IFL Science]

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

Share This Story

Get our newsletter