Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El mejor ejemplo de cómo Facebook censura lo que puedes ver

No es la primera vez que Facebook elimina contenido de su red social por, supuestamente, no ajustarse a su política de uso. Pero ahora el caso es más flagrante que nunca. La compañía ha retirado una página en apoyo a Alexei Navalny, uno de los mayores opositores del presidente ruso Vladimir Putin. Y lo ha hecho a petición del propio gobierno ruso.

La página se creó el pasado viernes para apoyar una manifestación en Moscú en favor de Alexei Navalny (en la imagen debajo), un abogado y blogger ruso muy conocido por sus críticas a la corrupción del gobierno de Putin. Navalny, ahora mismo bajo arresto domiciliario, se enfrenta a una posible sentencia de 10 años de cárcel acusado de robo en un proceso judicial plagado de sospechas de irregularidades. La sentencia se conocerá el próximo 15 de enero.

Advertisement

El pasado viernes, sus seguidores crearon esta página en Facebook para promover una manifestación en su apoyo. Horas después, el regulador de Internet ruso pidió a Facebook su retirada por alentar una manifestación "ilegal", aseguran. "Por el momento, la petición está en proceso de cumplirse", dijo durante el fin de semana Vadim Ampelonsky, portavoz del regulador ruso. Y tanto. Poco después la página dejó de estar accesible desde Rusia. Se puede ver desde fuera del país, pero no en Rusia. Y hoy ocurre en Rusia, peor mañana podría suceder en cualquier otro país.

Facebook ha asegurado a The Washington Post que está investigando lo ocurrido, pero la realidad es que la página de momento aparece como "no disponible" en Rusia. Facebook, Twitter, Google y otras firmas tienen que cumplir con las leyes locales, y las peticiones gubernamentales de retirada o entrega de información son habituales. El problema surge cuando un contenido desaparece a petición de un gobierno, para evitar dar visibilidad a una persona crítica de ese mismo gobierno y que está siendo juzgada en un proceso muy polémico por irregular.

A Navalny le piden ahora 10 años de cárcel por un supuesto robo de 500.000 dólares a dos compañías, una de ellas afiliada a la firma francesa Yves Rocher. Los propios empleados de Yves Rocher afirman que no se ha cometido ningún robo y Navalny niega todos los cargos. Mientras tanto, Facebook, como gran altavoz de lo que ocurre en el mundo, decide censurar contenidos a petición del gobierno. Obligado o no, se llama censura. No es la primera vez que ocurre, ni desgraciadamente será la última. [vía The Washington Post]

Advertisement

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)

Share This Story