No es la primera vez que Facebook elimina contenido de su red social por, supuestamente, no ajustarse a su pol√≠tica de uso. Pero ahora el caso es m√°s flagrante que nunca. La compa√Ī√≠a ha retirado una p√°gina en apoyo a Alexei Navalny, uno de los mayores opositores del presidente ruso Vladimir Putin. Y lo ha hecho a petici√≥n del propio gobierno ruso.

La p√°gina se cre√≥ el pasado viernes para apoyar una manifestaci√≥n en Mosc√ļ en favor de Alexei Navalny (en la imagen debajo), un abogado y blogger ruso muy conocido por sus cr√≠ticas a la corrupci√≥n del gobierno de Putin. Navalny, ahora mismo bajo arresto domiciliario, se enfrenta a una posible sentencia de 10 a√Īos de c√°rcel acusado de robo en un proceso judicial plagado de sospechas de irregularidades. La sentencia se conocer√° el pr√≥ximo 15 de enero.

Advertisement

El pasado viernes, sus seguidores crearon esta p√°gina en Facebook para promover una manifestaci√≥n en su apoyo. Horas despu√©s, el regulador de Internet ruso pidi√≥ a Facebook su retirada por alentar una manifestaci√≥n "ilegal", aseguran. "Por el momento, la petici√≥n est√° en proceso de cumplirse", dijo durante el fin de semana Vadim Ampelonsky, portavoz del regulador ruso. Y tanto. Poco despu√©s la p√°gina dej√≥ de estar accesible desde Rusia. Se puede ver desde fuera del pa√≠s, pero no en Rusia. Y hoy ocurre en Rusia, peor ma√Īana podr√≠a suceder en cualquier otro pa√≠s.

Facebook ha asegurado a The Washington Post que está investigando lo ocurrido, pero la realidad es que la página de momento aparece como "no disponible" en Rusia. Facebook, Twitter, Google y otras firmas tienen que cumplir con las leyes locales, y las peticiones gubernamentales de retirada o entrega de información son habituales. El problema surge cuando un contenido desaparece a petición de un gobierno, para evitar dar visibilidad a una persona crítica de ese mismo gobierno y que está siendo juzgada en un proceso muy polémico por irregular.

Advertisement

A Navalny le piden ahora 10 a√Īos de c√°rcel por un supuesto robo de 500.000 d√≥lares a dos compa√Ī√≠as, una de ellas afiliada a la firma francesa Yves Rocher. Los propios empleados de Yves Rocher afirman que no se ha cometido ning√ļn robo y Navalny niega todos los cargos. Mientras tanto, Facebook, como gran altavoz de lo que ocurre en el mundo, decide censurar contenidos a petici√≥n del gobierno. Obligado o no, se llama censura. No es la primera vez que ocurre, ni desgraciadamente ser√° la √ļltima. [v√≠a The Washington Post]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)