Si tienes una vaca lechera y no es una vaca cualquiera es posible que quieras que esté sana y de leche merengada. En las profundidades del Mobile World Congress hemos encontrado un wearable que vela precisamente por la salud de las vacas en uno de los momentos más delicados de su vida: el embarazo.

Sí, no solo el ser humano va a tener derecho a usar wearables. Este en concreto se llama Moocall y cumple una función muy específica, monitorizar los movimientos del rabo de la vaca.

Como buen mamífero, cuando una vaca está a punto de parir, comienza a sufrir contracciones. Moocall tiene una malla de sensores de silicona que detecta y analiza la frecuencia de las contracciones y envía los datos al propietario del animal o al veterinario. Cuando la vaca está a punto de traer al mundo un ternero, el dispositivo emite una alerta.

Monitorizar las contracciones de esta forma permite organizar la atención veterinaria con mucha más precisión, lo que reduce enormemente la mortalidad del ternero derivada de complicaciones durante el parto. He visto wearables para humanos mucho menos útiles.