Imagen: AP

Hasta la iglesia se está metiendo en el debate sobre las “noticias falsas”. Este fin de semana, el Papa Francisco criticó a periodistas que publican sobre escándalos antiguos y noticias sensacionalistas. En una reunión con medios católicos, el Papa afirmó que tales noticias constituyen un “pecado muy grave” que daña a todos los involucrados.

Advertisement

Francisco dedicará su próximo mensaje anual al tema de noticias falsas. Aunque destacó el rol de los periodistas como “fundamental” en las sociedades demócratas, les recordó que era importante proporcionar información “precisa, completa y correcta” que muestra ambos lados de la situación.

“No deben caer en ‘los pecados de la comunicación’, entre los cuales están la desinformación, dar solamente un lado de la historia, declaraciones sensacionalistas o difamación. [Tampoco deben] buscar cosas que son noticias viejas que ya han sido resueltas y traerlas a la luz”.

No es tan sorprendente que el Papa habla sobre el tema de las noticias falsas. Hace solo unos días fue el principal enfoque de una que decía que mandaba bendiciones por WhatsApp. La noticia fue difundida por medios de primer nivel como la CNN en español o Europa Press.

Advertisement

Al final, el director de prensa de la Santa Sede tuvo que desmentir la noticia en Twitter. “Es falso que el Santo Padre utilice la mensajería WhatsApp”, escribió Greg Burke en la red social.

El Papa Francisco no es el único que ha clasificado a las noticias falsas como un problema grave. En octubre, Google anunció que trabajaría con el International Fact-Checking Network para aumentar el número de fact checkers (personas que verifican las noticias) en el mundo y ofrecer herramientas gratis para verificar la validez de las noticias.

Advertisement

Facebook también publicó que lanzaría una campaña para identificar las páginas rusas que publicaron noticias falsas durante las elecciones estadounidenses.

Solo el tiempo dirá si clasificar a las noticias falsas como un pecado hará una diferencia en esta batalla de información.

[The Guardian]