Imagen: AP

Hasta la iglesia se est√° metiendo en el debate sobre las ‚Äúnoticias falsas‚ÄĚ. Este fin de semana, el Papa Francisco critic√≥ a periodistas que publican sobre esc√°ndalos antiguos y noticias sensacionalistas. En una reuni√≥n con medios cat√≥licos, el Papa afirm√≥ que tales noticias constituyen un ‚Äúpecado muy grave‚ÄĚ que da√Īa a todos los involucrados.

Advertisement

Francisco dedicar√° su pr√≥ximo mensaje anual al tema de noticias falsas. Aunque destac√≥ el rol de los periodistas como ‚Äúfundamental‚ÄĚ en las sociedades dem√≥cratas, les record√≥ que era importante proporcionar informaci√≥n ‚Äúprecisa, completa y correcta‚ÄĚ que muestra ambos lados de la situaci√≥n.

‚ÄúNo deben caer en ‚Äėlos pecados de la comunicaci√≥n‚Äô, entre los cuales est√°n la desinformaci√≥n, dar solamente un lado de la historia, declaraciones sensacionalistas o difamaci√≥n. [Tampoco deben] buscar cosas que son noticias viejas que ya han sido resueltas y traerlas a la luz‚ÄĚ.

No es tan sorprendente que el Papa habla sobre el tema de las noticias falsas. Hace solo unos d√≠as fue el principal enfoque de una que dec√≠a que mandaba bendiciones por WhatsApp. La noticia fue difundida por medios de primer nivel como la CNN en espa√Īol o Europa Press.

Advertisement

Al final, el director de prensa de la Santa Sede tuvo que desmentir la noticia en Twitter. ‚ÄúEs falso que el Santo Padre utilice la mensajer√≠a WhatsApp‚ÄĚ, escribi√≥ Greg Burke en la red social.

El Papa Francisco no es el √ļnico que ha clasificado a las noticias falsas como un problema grave. En octubre, Google anunci√≥ que trabajar√≠a con el International Fact-Checking Network para aumentar el n√ļmero de fact checkers (personas que verifican las noticias) en el mundo y ofrecer herramientas gratis para verificar la validez de las noticias.

Advertisement

Facebook tambi√©n public√≥ que lanzar√≠a una campa√Īa para identificar las p√°ginas rusas que publicaron noticias falsas durante las elecciones estadounidenses.

Solo el tiempo dirá si clasificar a las noticias falsas como un pecado hará una diferencia en esta batalla de información.

[The Guardian]