Cuando se anunció Avatar, James Cameron aseguraba que sería la primera franquicia de películas alimentada exclusivamente por energía solar. Ahora el director de cine, explorador de las profundidades y asesor de la NASA se ha dedicado a diseñar paneles solares dignos del cine pero para todo el mundo.

El propio Cameron es un entusiasta pionero de la energía solar. Además de pasarse a este método de generación de electricidad en sus rodajes, dispone de una plataforma propia de 50 kilovatios en su finca en Santa Bárbara. Pese a su entusiasmo, también reconoce los problemas de las placas solares, y uno de esos problemas es que son bastante antiestéticas.

“Resulta que me gustan los paneles solares. Cuantos más, mejor” me explicaba Cameron por teléfono la semana pasada, “pero soy consciente de que hay personas a las que no les gusta”.

El director comenzó la búsqueda de un panel solar mejor, y su primer paso fue la estética, sin embargo lo que acabó consiguiendo fue una ventaja técnica. Debido a su peso, los paneles solares están diseñados para permanecer fijos. Los paneles se instalan en un determinado punto donde puedan aprovechar el máximo de luz solar. Sin embargo, a menudo esto significa que el rendimiento de los paneles decrecerá a otras horas del día. Además, está el problema de las personas cuyo tejado no está orientado en la mejor dirección, o simplemente no tienen una superficie lo bastante robusta como para instalar los paneles sobre su hogar (como las tejas de arcilla que cubren tantas casas).

El diseño que Cameron quería debía ser capaz de seguir los movimientos del sol a lo largo del día para mejorar su productividad, y no necesitar de un techo para instalarse. “La idea era unificar forma y función en una forma que sugiriese vida y que cualquiera pueda reconocer instantáneamente”, explica Cameron.

Advertisement

El director eligió un girasol, que además de representar esas cualidades de sugerir vida también tenía una inspiración biológica: los girasoles mueven sus flores siguiendo la luz del sol.

Construyendo un panel solar mejor

El diseño comenzó con un boceto que Cameron entregó a un experto en modelado 3D de Avatar. Después un ingeniero estructural y un fabricante lo llevaron a la práctica. La flor, de diez metros de altura, tienen agrupaciones de paneles soldados y ensamblados por separado. La corona mide 8,6 metros de diámetro, con una parte central rodeada de 14 “pétalos”.

Advertisement

Con ese diseño, Cameron trabajó con la compañía de paneles solares Sonnen para crear la tecnología de seguimiento, que usa datos astronómicos para calcular la posición del sol y alinear los paneles de la mejor manera a lo largo de todo el día.

Las primeras flores se instalaron el mes pasado en el campus de verano de la Escuela MUSE, en Malibú, un centro sin ánimo de lucro enfocado en la enseñanza de ciencias ambientales del que es co-fundadora la esposa de Cameron Suzy Amis Cameron. El director de hecho presentó el proyecto como regalo de cumpleaños en 2012.

Los girasoles generan 260 kilovatios hora al día, que supone entre el 75 y el 90% de la electricidad que necesita el centro. Cameron cree que una vez se asiente del todo, podrá suministrar a la escuela toda la energía que necesita. El director está estudiando las nuevas baterías de Tesla como opciones de almacenamiento. El equipo del director ha creado también un tablero de mando que permite a loe estudiantes monitorizar la generación de energía en las clases. Ahora una de las materias que imparten los profesores del centro es planificación de generación de energía solar.

La mayor parte de paneles solares de California consisten en grandes superficies negras alineadas en las laderas, lo que ha disuadido a muchos vecinos de instalarlas porque aseguran que arruinan las vistas. Las cinco flores de la escuela MUSE casi parecen esculturas públicas que adornan el Cañón Chaparral donde se ubican. Solo eso ya es un paso adelante en la evolución de la generación de energía solar.

Advertisement

Pero la estética no es el único beneficio del diseño de Cameron. Los paneles están a gran altura y tienen una forma que funciona igual que una gran sombrilla de playa. En otras palabras, proporcionan sombra a los viandantes que pasan por debajo. Además de dar energía al vecindario, son ideales para un parque o un patio trasero.

Una apuesta por el código abierto

En lugar de lanzar su propia empresa solar y sacar estos paneles a producción, Cameron ha querido que el diseño de estos paneles sea completamente Open Source. Primero ha solicitado una patente de la idea para que a nadie más se le ocurra hacerlo. Después se encargará de que los diseños y especificaciones estén accesibles a todos. Cuando esté listo es probable que informe de ello en su cuenta de Twitter.

De hecho, no es la primera vez que Cameron regala sus ideas sobre generación de energía solar. Antes ya diseñó un concepto de panel solar que se despliega desde un camión y cedió el concepto al FEMA para su uso en situaciones de emergencia.

Haciendo Hollywood más sostenible

La llamada de Cameron para hacer el cine más sostenible parece un sueño imposible hasta que oyes al cineasta explicar todas las maneras sencillas en las que la tecnología puede ayudar a Hollywood a reducir su impacto ecológico. Recientemente, Cameron ha defendido el uso de drones en lugar de helicópteros para realizar tomas aéreas, y hasta ha organizado un concurso de realizadores aéreos con drones en Nueva Zelanda para promocionar la idea.

Advertisement

Con los últimos avances en cuadricópteros y cámaras ultraligeras en alta definición, el uso de drones debería ser obvio. “Puedes lograr filmaciones de la máxima calidad por una milésima parte de la energía”, explica Cameron. El Director también está a favor de que la FAA establezca una regulación muy estricta sobre el uso de drones. Cameron es piloto de helicópteros y teme que el día en el que un dron descontrolado choque con las aspas de un helicóptero y mate a sus ocupantes llegue más pronto que tarde.

Quizá la mayor contribución de Cameron a la hora de cambiar la generación de energía ha sido la construcción de un nuevo estudio de sonido y rodajes sobre Chroma en la playa californiana de Manhattan Beach. El edificio ha sido reformado con materiales sostenibles, y se comunica mediante un sistema de bicicletas compartidas. La pieza central es un techo solar que hará que el consumo eléctrico del edificio sea cero.

“Ha costado bastante dinero, pero se paga a sí mismo”. No le falta razón, en vez de emprender costosos e ineficientes rodajes en otras localizaciones, el centro permite construir cualquier mundo digital con la única energía del sol.

Advertisement

Aunque el objetivo de Cameron es lograr que la industria del cine piense de una manera más responsable, no hay razón para que sus ideas no puedan transmitirse a una comunidad más amplia. En su día, Avatar fue la película más taquillera de todos los tiempos, y el director goza de una posición privilegiada a la que no llegan otros defensores de la energía solar. Quizá sea solo una cuestión de tiempo el que veamos los girasoles de Cameron extenderse más allá de las colinas de Hollywood.

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)