En el Hotel Ham Yard de Londres hay un bonito mural compuesto de 135 relojes, y todos ellos están sincronizados para dar la hora juntos. Lo extraordinario es que no dan todos la misma hora. Lo que hacen es sincronizar sus agujas para formar unos enormes dígitos analógicos.

La hora aparece cada pocos segundos. Cuando no es así, los relojes forman diferentes patrones geométricos que suelen dejar a los clientes del hotel un buen rato mirando a esta hipnótica pared. [vía Eugene Kaspersky]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter, Facebook o Google+ :)