Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

El secreto de una de las escenas más legendarias de Indiana Jones: el rostro de dos nazis derritiéndose

Gif: YouTube (Other)

La escena tiene lugar en el desenlace de Raiders of the Lost Ark, la primera película de la saga de Indiana Jones. Era el año 1981 y los espectadores que acudían al cine salían asombrados sin dar crédito a lo que acababan de ver. ¿Cómo demonios se las ingenió Spielberg para derretir un cráneo humano sin ayuda de CGI?

Advertisement

Para entender dicho asombro uno tiene que haber vivido aquella época, muy alejada todavía de las sofisticadas técnicas digitales que disfrutamos hoy. Por supuesto, detrás de semejante efecto estaba Industrial Light & Magic, los maestros de los efectos visuales de la época.

La escena en cuestión nos mostraba al Dr. René Belloq, un arqueólogo nazi, y al mayor Arnold Toht, un agente de la Gestapo, a punto de lograr su objetivo: convertir el arca en un arma mortífera. Sin embargo, lo que encuentran es un final espantoso, y para ello se iba llevar a cabo un efecto que nunca antes se había intentado.

Como explicaba Spielberg, fue un desafío mayúsculo, “pero se consiguió uno de los efectos más asombrosos que jamás haya visto”. Para ello, primero grabó imágenes de Ronald Lacey (el actor cuyo rostro aparentemente se licuaba) gritando. Estas imágenes luego llegaron hasta Industrial Light & Magic.

Advertisement

El primer paso del equipo de efectos fue hacer un molde de la cabeza de Lacey usando alginato, que es la misma sustancia gomosa que usan los dentistas para hacer moldes de dientes. Luego, ese molde se limpió y esculpió, y se agregaron ojos. Posteriormente se construyó un cráneo, tallado en piedra para soportar el calor que derrite la cara, para sostener el molde. Para obtener todas esas capas de piel y músculo que goteaban, el secreto no fue otro que la gelatina.

Luego pasaron a desarrollar diferentes masas de gelatinas hasta dar con una que se derretía relativamente rápido a fuego lento, se moldearon capas sobre capas de la sustancia y se colocaron debajo de la cara profética.

Advertisement

Como vemos en el clip a continuación, colocaron la cabeza falsa entre dos calentadores de propano. Además, un miembro del equipo de efectos apuntaba con una pistola de calor portátil desde abajo (fuera del ángulo de la cámara), moviéndola según fuera necesario para igualar el proceso de fusión.

Cuenta el equipo que finalmente se tardó unos 10 minutos en fundir todo por completo en la toma que se utilizó en la película, pero para el truco final que vemos en el cine la escena se aceleró 240X, de forma que en la toma del corte final solo lleva unos segundos. Genios.

Advertisement

Hay mucha magia en esta escena, una forma de hacer efectos completamente artesanal y genuina que cambió unos años después para siempre. Para la historia, una de las secuencias más aterradoras del gran cine de aventuras, y que junto a “esa escena del corazón” de la saga de Indy se quedará por siempre en los recuerdos de muchos de nosotros. [YouTube, reddit]

私たちは、ギズモードが大好き

Share This Story

Get our newsletter