Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.
ASHLEY FEINBERG
26.0K
47
5

Si te has paseado por Internet durante las últimas semanas, es muy probable que hayas visto un retrato hiperrealista de Morgan Freeman pintado por completo con los dedos y un iPad. Eso es lo que asegura su autor, Kyle Lambert. El retrato es tan similar a la foto que lo inspiró que se ha abierto un eterno debate entre los que no se creen que sea un dibujo creado desde cero y los que sí. Entre los que afirman que Lambert es un embustero, y los que no. ¿Cuál es la verdad?

Advertisement

Acto I: Enorme Impacto

Basta un vistazo rápido a la página de Kyle Lambert para darse cuenta de que es un artista con un inmenso talento. Su trabajo varía en estilo desde las caricaturas, al óleo pasando por el hiperrealismo. También tiene bastante popularidad. Su canal de YouTube cuenta con 50.000 suscriptores y su trabajo aparece generalmente en las páginas de entusiastas de Apple.

Pero nada de lo que ha hecho, sin embargo, ha alcanzado el impacto que ha tenido el retrato de Morgan Freeman. Según Lambert, con quien Gizmodo en Español habló, el dibujo le llevó 285.000 "pinceladas" de sus dedos y más de 200 horas de trabajo. Es también el primer gran trabajo que publica utilizando la aplicación Procreate. El resultado es tan perfecto que, para muchos, es difícil de creer:

Tan pronto como Lambert publicó el retrato, Internet se revolucionó. El vídeo ya tiene más de 11 millones de visitas en poco más de un mes. Y, como suele ocurrir con casi cualquier creación que arrasa en Internet, comenzaron a surgir las críticas.

Advertisement

El dibujo era demasiado hiperrealista para ser real. Esa era la principal pega. La foto que Lambert utilizó como inspiración pronto salió a la luz. Empezaron a publicarse argumentos más técnicos rebatiendo a Lambert. Acusaciones y defensas comenzaron a girar en la Red, tantas que se hizo casi imposible seguirlas todas. Durante todo este tiempo, Lambert ha defendido sin tregua la autenticidad de su trabajo.

Advertisement

¿A quién creer?

Acto II: Bajo Sospecha

Los primeros argumentos realmente creíbles de que el dibujo de Lambert pudiera ser falso aparecieron en una serie de entradas en la web Sebastian's Drawings, publicados solo 3 días después de que el vídeo captara la atención de medio mundo. En su primera entrada, Sebastian explica que, al superponer la foto original sobre el dibujo, cada píxel de uno y otro se alinea a la perfección. Eso le llevó a esta conclusión:

La única forma en la que este dibujo se ha podido hacer es empezando con la foto y luego pintando por encima, difuminando los detalles, y luego reproduciendo el vídeo hacia atrás.

Advertisement

El usuario de Twitter @RobNonStop incluso creó esta infografía para explicar el mismo argumento:

Advertisement

Y es cierto. El proceso de creación del retrato de Rihanna y el de Freeman es diferente, aunque también se crearon con herramientas distintas: Photoshop y una tableta Wacom en el primer caso, un iPad y la app Procreate en el segundo.

Para intentar silenciar a los críticos, los creadores de Procreate decidieron hacer su propio trabajo de investigación. Lambert es uno de los beta testers de la app, por lo que sería muy mal negocio para ellos apoyar a un artista que al final resulta ser fraudulento.

Advertisement

Lambert aceptó la petición de Procreate de enviarles el archivo fuente del dibujo. Sus desarrolladores lo analizaron para encontrar algún rastro de fraude. Tras hacerlo, el portavoz de Procreate nos han explicado lo siguiente:

Procreate lo graba todo. Cualquier acción que se realiza se guarda automáticamente en el archivo tan pronto como el usuario levanta su dedo de la pantalla. Solo tarda 1/30 parte de segundo en guardarse. Luego estos frames se utilizan para componer un vídeo.

Advertisement

En otras palabras, la aplicación grabó el proceso completo, todo el tiempo. Si el dibujo fuera falso, el código y el archivo delatarían a Lambert.

La realidad es que el archivo fuente de Kyle contiene todos los segmentos de vídeo secuenciales de forma correcta. Procreate compartió con Gizmodo el pantallazo debajo como un ejemplo de su análisis:

Advertisement

Además, Procreate pudo exportar un vídeo completo utilizando el archivo fuente. El resultado fue un vídeo de dos horas y media que "mostraba claramente que Lambert había trabajado en ello durante más de 200 horas, sin importar imágenes".

Misterio resuelto, ¿no? No tan rápido.

Acto III: Sin perdón

Enviamos el pantallazo proporcionado por Procreate al ingeniero de software Brian McFeeley. Lo desechó inmediatamente.

Advertisement

McFeeley nos mostró cómo, utilizando un simple código en un Mac, pudo reproducir el mismo efecto sin hacer ningún tipo de trabajo:

Advertisement

Mientras parece ridículo que una compañía intente perpetuar una mentira de forma tan absurda, el hecho es que el pantallazo enviado por Procreate como prueba no sirve en realidad de prueba definitiva.

A estos argumentos hay que añadir otros. Los mayores críticos del trabajo de Lambert llevaron el dibujo a la web FotoForensics para intentar aclarar el entuerto. Días después, Sebastian explicó cómo el archivo fuente incluye el mismo ID que el de la foto original de Morgan Freeman realizada por Scott Gries, implicando que "la foto se exportó o pegó en el documento en algún punto".

Advertisement

Esto, de ser cierto, contradice lo que el propio Kyle Lambert aseguró a Gizmodo en Español:

En ningún momento tuve la foto original de Freeman en mi iPad o dentro de la aplicación Procreate. Esta aplicación documenta el proceso entero de creación, así que incluso si hubiera querido importar una capa de la foto, se hubiera mostrado en el vídeo final del trabajo.

Advertisement

Para mayor sorpresa, el software de FotoForensics muestra que, según el historial del archivo, el dibujo se creó "por completo con Photoshop CS5 y CS6 en un Mac", y no con la app Procreate.

Advertisement

Hay que reconocer que los críticos de Lambert se han tomado muchísima molestia en intentar desenmascarar la verdad. Sebastian asegura en su post original que se ha embarcado en esta misión porque afirmar que los trucos digitales son logros artísticos perjudica a los artistas de verdad. Es cierto. O lo sería si Lambert fuera un charlatán.

El caso es que Lambert, casi con toda seguridad, no lo es.

Acto IV: Gloria

Es fácil de olvidar, pero el retrato de Lambert que circula en Internet no es el original. Es una versión altamente condensada del original, que pesa 4096 x 3072 píxeles. Los creadores de Procreate compararon la foto con la versión original del retrato con todos sus píxeles.

Exportamos el archivo PNG desde Procreate a la resolución nativa, lo abrimos en Photoshop y superpusimos la foto original de Scott Gries. Examinando las imágenes a resolución completa se ve que las proporciones y los colores no coinciden a la perfección. Al aumentar el retrato, se aprecian las pinceladas y las imperfecciones. En contra de las acusaciones, el análisis muestra que el retrato no coincide píxel a píxel con la foto.

Advertisement

Respecto al argumento de los datos de FotoForensics que aseguran que se importó la foto en algún momento, Procreate responde de forma convincente:

Ellos utilizaron un archivo .jpg tomado de la web, no del archivo fuente. Cualquier conclusión que hagan utilizando una imagen tomada de la web muy probablemente va a ser errónea.

El retrato original tiene 4096 x 3072 píxeles y la imagen distribuida 1000 x 740. Es decir, analizaron una imagen reducida en escala utilizando Photoshop (Procreate no puede re-escalar archivos). Cuando las imágenes se re-escalan y se guardan utilizando Photoshop, los metadatos reflejan esos cambios. Sin el archivo fuente, las conclusiones de FotoForensics son en realidad erróneas.

Advertisement

Hay otros aspectos a tener en cuenta. Cuando el ingeniero de software McFeeley superpuso la foto original con el dibujo original de Lambert, efectivamente las similitudes no eran tan claras:

Los pelos de la cara con casi perfectos píxel a píxel, pero no al 100%. Es completamente posible haber conseguido esto pintando con un nivel de aumento enorme y trabajando en pequeños incrementos, pero me resulta incomprensible que alguien haya tenido la paciencia de hacer eso.

Advertisement

En definitiva, las más de 200 horas de trabajo que Lambert asegura le llevó producir el retrato produjeron un vídeo de un total de dos horas y media. Pero nadie tendría la paciencia de ver eso. Condensado a solo unos segundos, es normal que el trabajo parezca imposible de realizar. Según Lambert, del vídeo de dos horas y media, "los primeros 10 minutos son la parte importante. Todo lo que viene después es puro detalle".

Advertisement

Es decir, la gran mayoría de esas más de 200 horas las dedicó a dibujar detalle a detalle, de forma increíblemente minuciosa. ¿Tedioso? Por supuesto. ¿Imposible? No.

Advertisement

Al final, solo Lambert sabe de verdad si su retrato es verdadero o no. Pero creer que es falso y que tanto él como Procreate se han puesto de acuerdo para mentir y mantener la mentira cueste lo que cueste, se acerca más bien a lo conspiranoico. Es una de esas situaciones en la que los escépticos, aunque bien intencionados, luchan por una batalla perdida.

¿Moraleja? Nunca debemos fiarnos a la primera de lo que nos dicen. Pero eso, además, implica cuestionar a los que cuestionan la verdad.

Advertisement

****

Si no quieres perderte nada sobre tecnología, ciencia, fotografía, diseño o videojuegos, síguenos en Twitter, Facebook o Google+

Share This Story

Get our newsletter