Si tienes la suerte de encontrar un vómito de ballena de casi tres kilos, como le pasó a Ken Wilman, puedes conseguir por él 157.000 dólares (115.000 euros). No es broma. Es una de las sustancias más codiciadas del planeta y se usa... ¡para hacer perfumes!

Se conoce en realidad como ámbar gris y es una secreción que produce el estómago de los cachalotes cuando tratan de ingerir alimentos demasiado duros. A veces esta secreción es expulsada en el mar y pasa varios días a la deriva, expuesta al sol y los elementos. Durante su viaje se transforma en una sustancia de olor dulzón y textura cerosa que es muy codiciada por los fabricantes de perfumes.

Advertisement

Aunque el olor puede ser muy fuerte en grandes cantidades, resulta un excelente fijador de aromas, de ah√≠ su √©xito entre las grandes casas de perfumer√≠a. Hace tiempo que los cient√≠ficos consiguieron reproducir las cualidades del √°mbar gris en el laboratorio y la mayor√≠a de perfumes hoy en d√≠a utilizan este compuesto sint√©tico, de m√°s f√°cil obtenci√≥n. Las fragancias m√°s exclusivas, sin¬†emabrgo, a√ļn apuestan por la versi√≥n natural y su precio es muy elevado.

La pieza que encontró Ken Wilman mientras paseaba a su perro por una playa del reino Unido, por ejemplo, pesaba 2,7 kilos y un vendedor francés le ha ofrecido por ella casi 115.000 euros. Su elevado precio hace que muchos se refieran a la sustancia como el "oro flotante", a pesar de  sus origen tan poco glamuroso. [Daily Mirror. Foto superior de inferior de Peter Kaminski, inferior del Manchester Evening News]