Nikola Tesla fue una de las mentes m√°s brillantes de principios del siglo XX. Sin embargo, su legado nunca ha sido tan reconocido como ahora, cien a√Īos despu√©s. Adem√°s de ense√Īarnos a dominar la corriente alterna y de los inventos que descubri√≥ antes que nadie, Tesla nos dej√≥ multitud de predicciones que hoy siguen sorprendiendo.

Advertisement

El 30 de enero de 1926, el periodista John B. Kennedy entrevistó a Nikola para el programa de radio The Collier Hour. En un momento de la entrevista, el inventor predijo con una precisión asombrosa el smartphone actual:

‚ÄúCuando consigamos aplicar a la perfecci√≥n la tecnolog√≠a inal√°mbrica, toda la Tierra se convertir√° en un enorme cerebro (...) Vamos a ser capaces de comunicarnos entre nosotros al instante, sin importar la distancia. No s√≥lo eso: a trav√©s de la televisi√≥n y la telefon√≠a vamos a poder vernos y escucharnos los unos a los otros tan perfectamente como si fuera cara a cara, aunque intervenga una distancia de miles de kil√≥metros. Y los instrumentos a trav√©s de los cuales podremos hacer esto ser√°n incre√≠blemente sencillos en comparaci√≥n con nuestro tel√©fono actual. Un hombre podr√° llevar uno en el bolsillo del chaleco‚ÄĚ

A la predicción sólo podemos reprocharle una cosa: ya nadie lleva chalecos de vestir. Y, bueno... las videollamadas siguen sin funcionar a la perfección, pero nadie duda que acabarán haciéndolo (cuando tengamos mejores tarifas de datos).

Advertisement

Por increíble que parezca, la cita es auténtica. Viene recogida en el libro Lightning in his hand: the life story of Nikola Tesla, una biografía publicada en 1964 (época por la que, evidentemente, tampoco existían los smartphones).

En la misma entrevista, Tesla habló sobre igualdad de género:

‚ÄúEsta lucha de la hembra humana por la igualdad de g√©nero terminar√° con un nuevo orden sexual, con la hembra como superior. No ser√° a trav√©s de la imitaci√≥n f√≠sica de los hombres como las mujeres conseguir√°n primero la igualdad y luego la superioridad, sino con el despertar de la inteligencia de la mujer‚ÄĚ

Advertisement

¬ŅC√≥mo te quedas? El bueno de Nikola sigui√≥ practicando la futurolog√≠a el resto de su vida, como atestiguan los numerosos periodistas que visitaron su habitaci√≥n de hotel en Nueva York a lo largo de los a√Īos 30. [v√≠a TIME]

***

Psst! también puedes seguirnos en Twitter y Facebook :)