Screenshot: Imagen Noticias (YouTube)

Puedes pensar que los asaltos a trenes son una reliquia del pasado m√°s propia de √©pocas como el salvaje oeste, pero no. Estamos en 2018 y la ciudad mexicana de Acultzingo se ha convertido en la nueva capital mundial de los robos ferroviarios. La situaci√≥n es tal que est√° afectando en serio a algunas compa√Ī√≠as.

Acultzingo est√° a unas cuatro horas al sudeste de Ciudad de M√©xico. Seg√ļn Bloomberg, se trata de una comunidad empobrecida que subsiste casi totalmente gracias a la agricultura. Algunos habitantes de la ciudad han cambiado las labores en el campo o la ganader√≠a por un negocio mucho m√°s lucrativo: asaltar trenes. Los robos no distinguen unas cargas de otras. Se roba tequila, calzado, papel higi√©nico o neum√°ticos. La compa√Ī√≠a Mazda es una de las m√°s afectadas. Bloomberg explica:

Solo durante el a√Īo pasado hubo 521 cr√≠menes contra trenes de carga en la ciudad. Buena parte de esos incidentes no guarda ninguna semejanza con los peque√Īos hurtos corrientes vistos en otras ciudades m√°s grandes del norte de M√©xico (cosas como destrozar un vag√≥n de tren o robar se√Īales de ferrocarril). No, estos son asaltos masivos y muy bien orquestados que a menudo empiezan con un truco muy r√ļstico pero efectivo que se remonta a los d√≠as del Salvaje Oeste: apilar rocas sobre las v√≠as. Cuando el tren se para, peque√Īos ej√©rcitos de ladrones suben a los vagones descarrilados en oleadas para sacar el m√°ximo bot√≠n.

En las oficinas centrales de Mazda en Ciudad de M√©xico, los ejecutivos de la compa√Ī√≠a est√°n tan hartos de o√≠r como los autom√≥viles nuevos que atraviesan Acultzingo acaban despojados de muchas de sus piezas que han comenzado a realizar env√≠os por carretera pese a que ello supone un aumento del 30% en los costes de transporte.

Se da la circunstancia de que los asaltos masivos de trenes se han multiplicado de manera salvaje en los √ļltimos meses debido a un √©xito policial. Las autoridades federales han logrado asestar un golpe mortal al tr√°fico ilegal de combustible, pero lo √ļnico que han logrado ha sido desplazar las actividades criminales hacia las v√≠as del tren.

Los m√©todos para parar los trenes var√≠an pero casi siempre terminan con el tren descarrilado. En Veracruz llegaron a arrancar un trozo de v√≠a. La situaci√≥n se ha hecho especialmente insostenible para la industria automotriz. Aparte de Mazda, otro de los mayores afectados es Audi, cuya distribuci√≥n en la regi√≥n de Veracruz se ha visto severamente afectada. En las comunidades donde suceden esos asaltos los incidentes no se ven con particular desaprobaci√≥n. ‚ÄúLos habitantes de esas ciudades argumentan que los ricos son cada vez m√°s ricos y los pobres m√°s pobres. Ven los asaltos como una especie de justicia social‚ÄĚ, explica el analista pol√≠tico Alejandro Schtulmann. [v√≠a Bloomberg]