Huawei acaba de presentar su nuevo smartphone estrella. En su parte trasera hay dos lentes y, junto a ellas, el logotipo de la prestigiosa compañía Leica. Suena genial desde luego, pero de ahí a decir que el Huawei P9 lleva dos cámaras Leica dentro de su estilosa estructura hay un trecho bastante largo. No, no es así exactamente.

En febrero de este año, Leica y Huawei anunciaron un acuerdo para “reinventar la fotografía en los smartphones”. Podéis leer la nota de prensa que Leica publicó en esa fecha todo lo que queráis (en inglés). No especifica en ningún momento en qué consiste exactamente esa colaboración revolucionaria más allá de un bonito discurso de marketing por ambas partes y CEOs dándose palmaditas en la espalda.

El acuerdo ha cristalizado con el lanzamiento del Huawei P9. La compañía explica que las cámaras del nuevo smartphone han sido “co-diseñadas” junto a Leica. En otras palabras, que el veterano fabricante de cámaras ha asesorado a Huawei en determinados aspectos hasta el punto de prestar incluso su logotipo para la parte posterior. ¿Es una excelente noticia? Sin duda, pero no significa que comprando un smartphone de 599 euros vayas a obtener dos cámaras que cuestan más de 1.000 cada una. Francisco Jerónimo, director de investigación sobre dispositivos móviles de la firma IDC explicaba así el acuerdo a BBC:

Leica es una de las marcas más fuertes en fotografía, y asociarse con ella debería hacer creer a los usuarios que la calidad de las fotos va a ser buena. Por supuesto, eso no significa que la calidad de imagen vaya a ser la misma que la de las cámaras Leica. Simplemente envía el mensaje de que una marca que realmente sabe de fotografia ha participado en la ingenería del producto.

Dos sensores que captan diferente información

El resultado de esa colaboración es un ingenioso sistema fabricado por Huawei que utiliza dos sensores de 12 megapíxeles para obtener una única foto de 12 megapíxeles. Uno de los sensores capta la información en color. El otro solo capta imágenes en blanco y negro y prescinde por tanto del filtro bayer, que es la capa RGB que se emplea habitualmente para captar colores.

La primera consecuencia positiva de esto es que el sensor monocromo capta mucha más luz. El Huawei P9 toma fotos en blanco y negro de forma completamente nativa, no fotos en color que luego se desaturan mediante software. Aún sin haber probado la cámara, esto hace suponer que el P9 sacará unas fotos en blanco y negro con mucho mejor contraste y brillo. Hasta que no lo hayamos probado no podemos confirmarlo. Además, se supone que la información de ambos sensores se combinan para mejorar la luminosidad de las fotos en color.

El segundo as en la manga de usar dos cámaras es que permiten calcular la distancia con mayor precisión. Huawei ha dotado al P9 de un chip que usa ambas cámaras para medir la profundidad de campo. Unido al sistema de enfoque híbrido por láser, esto significa que podremos crear juegos de enfoque y efectos como el bokeh con mucha más facilidad y sin mediación de software como en otros smartphones. Incluso se podrán aplicar estos efectos después de tomar la foto de una manera que emula hasta cierto punto el funcionamiento de las cámaras Lytro.

Lentes Leica Summarit

La mayor duda sobre esta colaboración entre Huawei y Leica es si los grupos ópticos que forman las cámaras son obra de Leica o de Huawei. La parte trasera del teléfono lleva la inscripción Leica Summarit. Aunque las Summarit son la gama baja de las Leica (por encima en rendimiento están los objetivos Summicron o Summilux), sería una excelente noticia que fueran fabricadas por Leica. Mi apuesta, sin embargo, es que son lentes desarrolladas por Huawei siguiendo los consejos de la firma alemana.

Advertisement

A nivel de software, Leica ha diseñado también tres modos de fotografía (standard, Vivid Color y Smooth Color) para la aplicación de cámara del P9 que emulan mediante software los característicos tonos que obtienen las cámaras de la compañía. Hasta el sonido del obturador es el mismo que el de las míticas Leica.

En definitiva, que el P9 no es un smartphone pegado a una cámara Leica, pero sí que es una apuesta ingeniosa y muy prometedora por empujar la tecnología de las cámaras móviles un poco más allá. Habrá que esperar a probarlo para dar un veredicto definitivo. Sobre el papel, desde luego, pinta muy bien.


Síguenos también en Twitter, Facebook y Flipboard.

Click here to view this kinja-labs.com embed.