Normalmente, las grabaciones de una avalancha se producen desde una zona fuera de peligro, pocas veces ocurren desde la misma pendiente donde tiene lugar, principalmente porque el riesgo es demasiado alto. De hecho, hay muy pocas oportunidades de escapar vivo ante la llegada de un alud.

Cuando un esquiador va cuesta abajo en una monta√Īa puede llegar a alcanzar velocidades tremendas. Pensemos en los profesionales. Los participantes de una competici√≥n internacional f√°cilmente son capaces de soprepasar los 130 km/h, e incluso en algunas competiciones pueden superar los 150 km/h. Y a√ļn as√≠, no van lo suficientemente r√°pido como para escapar de una avalancha.

Advertisement

¬ŅPor qu√©? Porque cuando se da este fen√≥meno se produce con un tipo de nieve muy ligera, la cual se mezcla con el aire formando un aerosol que desciende la pendiente a una velocidad de hasta 300 km/h.

Afortunadamente para el tipo del vídeo, Maxence Cavalade, el paracaídas que usaba para descender el Mont Charvet en Francia lo llevó a hasta un lugar seguro y probablemente le salvó la vida.

Advertisement

Vale la pena se√Īalar que la avalancha se desencaden√≥ por las acrobacias que estaba realizando el mismo Cavalade, es decir, no se trataba de un escenario en el ‚Äúlugar equivocado en el momento equivocado‚ÄĚ.

Sea como fuere, no sólo escapó de la avalancha, le quedó una secuencia de película. [YouTube via Likecool]