Image: Masacre de Jonestown (AP)

El 18 de noviembre de 1978, Hyacinth Thrash, una anciana afroamericana que se encontraba en Guyana, el remoto país al este de Venezuela, se va a dormir a su cabaña. Al día siguiente, cuando la mujer despierta y sale por la puerta, no puede creer lo que ven sus ojos: más de 900 cadáveres yacían a su alrededor.

Lo que ocurrió aquel día fue uno de los sucesos más aterradores de la historia de Estados Unidos (aunque no ocurrió en suelo estadounidense). De hecho, representó el mayor número de bajas civiles del país en un solo evento no natural hasta los ataques del 11 de septiembre. Una auténtica barbarie, una masacre autoinflingida por el poder embaucador de una sola persona.

Advertisement

El Templo de los Pueblos

Image: El templo de los pueblos

Se decía que Jim Jones venía de orígenes humildes. El hombre nació el 31 de mayo de 1931 en una zona rural de Indiana. A principios de la década de 1950, comenzó a trabajar como ministro cristiano por su cuenta en pequeñas iglesias alrededor de Indianápolis. Con el fin de recaudar dinero para comenzar una iglesia propia, el hombre, un tipo carismático, probó varias empresas, incluida la venta de monos de puerta en puerta.

Advertisement

Jones abrió su primera iglesia del Templo de los Pueblos en Indianápolis a mediados de la década de 1950. Su congregación se integró racialmente, algo inusual en aquel momento para una iglesia del medio oeste. Mientras que Jones lo llamó “una iglesia”, en realidad era más bien su versión de una comuna marxista, con un puñado de referencias cristianas con las que adornaba sus sermones. El Templo de los Pueblos se convirtió en un culto donde se exigía una seria dedicación (y apoyo financiero) por parte de sus miembros.

A mediados de la década de 1960, Jones trasladó su pequeña congregación al norte de California, estableciéndose primero Jen Redwood Valley en el condado de Mendocino. A medida que el Templo de los Pueblos creció, Jones pasó de la trama del marxismo y comenzó a predicar acerca de un inminente apocalipsis nuclear.

Image: Jones (AP)

Advertisement

De hecho, incluso llegó a especificar una fecha (el 15 de julio de 1967), y sugirió que después del apocalipsis, un paraíso socialista llegaría a la Tierra. Ocurrió lo que todos sabemos: nada. La fecha límite del fin del mundo vino y se fue sin holocausto nuclear. En los años siguientes, Jones abandonó todas las pretensiones del cristianismo y se reveló a sí mismo como un ateo que simplemente había usado la religión como una herramienta para legitimar sus puntos de vista.

A principios de la década de 1970, el ambicioso predicador reubicó la sede de su organización en San Francisco mientras abría un templo en Los Ángeles. En San Francisco, el hombre se convirtió en una figura poderosa, ganó el favor de los funcionarios públicos y los medios de comunicación, donó dinero a numerosas causas benéficas y entregó los votos para varios políticos en el momento de las elecciones.

Image: El Templo de los Pueblos (AP)

Advertisement

El Templo de los Pueblos dirigía programas sociales y médicos para los necesitados, incluyendo un comedor gratuito, rehabilitación para drogadictos y servicios de asistencia legal. El mensaje de Jones de “igualdad social y justicia racial” atrajo a un grupo diverso de seguidores, incluidos jóvenes idealistas que querían hacer algo significativo con sus vidas.

Pero mientras que la congregación de Jones iba creciendo (las estimaciones en 1977 estaban en 20.000), comenzaron a surgir informes negativos sobre el hombre al que sus seguidores llamaban “Padre”. Los ex miembros describieron que los obligaron a abandonar sus pertenencias, sus hogares e incluso la custodia de sus hijos. Les contaron que los golpearon y dijeron que Jones organizó falsas “curaciones de cáncer”.

Image: Jones durante un sermon (AP)

Advertisement

A medida que el escrutinio de los medios aumentó y su perfil político se volvió más complicado, el hombre se preocupó de que su estado religioso exento de impuestos en Estados Unidos fuera revocado. También se volvió cada vez más paranoico con respecto a los servicios de inteligencia del país. Así que en 1977, movió otra vez el Templo y sus pueblos, pero esta vez a un asentamiento que había estado construyendo desde 1974 en la nación sudamericana de Guyana.

Lo llamó “Jonestown” y prometió construir una utopía socialista, aunque la realidad no sería tan agradable.

Jonestown

Image: Entrada a Jonestown (Wikimedia Commons)

Advertisement

El lugar ocupaba un extenso terreno, tenía unos suelos muy pobres y agua dulce limitada, además, estaba superpoblado, y los miembros del Templo se vieron obligados a trabajar demasiadas horas al día en jornadas maratonianas, sometidos a duros castigos si cuestionaban la autoridad de Jones.

Image: Jonestown (AP)

Sus pasaportes y medicamentos fueron confiscados, muchos se quejaban de que estaban plagados de mosquitos y enfermedades tropicales. Había guardias armados que patrullaban el complejo en medio de la jungla. Se alentó a los miembros a que se informaran mutuamente y se les obligó a asistir a largas reuniones en medio de la noche.

Advertisement

Image: Vista aérea de Jonestown (AP)

Todas las cartas y llamadas telefónicas también fueron censuradas. Jones, quien para entonces tenía en declive mental muy serio y se había convertido en adicto a las drogas, tenía su propio trono en el pabellón principal del complejo y se comparó con Vladimir Lenin y el mismísimo Jesucristo.

El hombre estaba convencido de que el gobierno, los medios y otros querían destruirlo. Ah, y también requirió que los miembros del Templo del Pueblo participaran en simulacros de suicidio en medio de la noche.

Advertisement

Image: Odell Rhodes, de 36 años, profesor de artesanía en Jonestown. Rhodes fue testigo de los primeros 20 minutos de suicidio en masa y luego logró huir de la escena (AP)

Sin embargo, la tragedia que estaba a punto de ocurrir tuvo a un pequeño de 6 años como catalizador. Tim y Grace Stoen eran una pareja casada y seguidores de Jim Jones durante los primeros años del Templo en California. En 1972, Grace dio a luz a un niño llamado Victor Stoen, y Jones afirmó ser el padre. Para complicar las cosas sobre la paternidad, Tim firmó una declaración jurada que confirmaba a Jones como el padre de John.

Image: El espacio tras la masacre (AP)

Advertisement

Cuando Grace desertó de la iglesia en 1976, la mujer dejó a su hijo con Jones, temiendo que su vida y la de John estuvieran en peligro. Juntos, ella y Tim, abandonaron la iglesia un año después y buscaron que John volviera a través de los tribunales de Estados Unidos. Lo cierto es que Victor no sólo no regresó jamás, sino que fue uno de los más de 300 menores de edad que se encontraron muertos en Jonestown.

Image: Leo Ryan

El caso de Victor y otros parecidos llegó a oídos del congresista de California Leo Ryan. El hombre había escuchado multitud de historias de sus electores sobre miembros de familias que estaban retenidas contra su voluntad en Jonestown, así que decidió ir allí para investigar. Ryan llegó a Guyana en noviembre de 1978, con una delegación que incluía periodistas y fotógrafos, junto con parientes preocupados de algunos de los miembros del Templo del Pueblo.

Advertisement

Durante su visita a Jonestown, el congresista Ryan conoció a una docena de miembros de Templo que querían irse. Mientras procesaba el papeleo para ayudar a los miembros a regresar a Estados Unidos, a Ryan lo atacó un miembro del Templo con un cuchillo, pero el supuesto asesino fue retenido antes de que pudiera herirle.

Image: Varias drogas esparcidas a lo largo de una mesa en Jonestown. Los investigadores descubrieron la gran cantidad de estupefacientes mientras buscaban a las víctimas de la masacre (AP)

Finalmente, el 18 de noviembre Ryan y un grupo de desertores de Jonestown salieron a una pista de aterrizaje cercana con la esperanza de irse. Sin embargo, Jim Jones había enviado un grupo de miembros armados del Templo (su llamada “Brigada Roja”) y estos abrieron fuego, matando a Ryan, un desertor del Templo y tres periodistas, e hiriendo a otros once. Los que sobrevivieron huyeron y se escondieron en la jungla.

Advertisement

Image: Folletos de promoción de Jonestown (AP)

Cuando los asesinos regresaron a Jonestown e informaron sobre sus acciones, Jones rápidamente comenzó un encuentro denominado la “Noche Blanca”, invitando a todos los miembros del Templo. No era la primera vez. En varias ocasiones antes de los asesinatos, Jones había organizado las reuniones de la Noche Blanca en las que sugería que las agencias de inteligencia estadounidenses atacarían pronto a Jonestown; incluso había montado falsos atacantes alrededor del lugar para agregar un aire de pseudorrealismo a los procedimientos.

Image: Folletos de promoción de Jonestown (AP)

Advertisement

Ante este hipotético escenario de invasión, Jones ofreció a los miembros del Templo varias opciones: quedarse y luchar contra los invasores imaginarios, dirigirse a la URSS, dirigirse a la jungla de Guyana o cometer un “suicidio revolucionario” (es decir, un suicidio masivo como acto político de protesta).

En las ocasiones anteriores, cuando los miembros del Templo simulaban votar por el suicidio, Jones los probó: a los miembros se les dio pequeñas copas de líquido que supuestamente contenían veneno y se les pidió que bebieran. Todos lo hicieron siempre. Después de un tiempo, Jones reveló que el líquido no contenía veneno, pero que algún día lo haría.

En la última Noche en Blanco del 18 de novimebre, Jones no estaba probando a sus seguidores del Templo, los estaba matando a todos.

Advertisement

Image: Jones (derecha) (AP)

Los miembros más jóvenes fueron los primeros en morir, ya que los padres y enfermeras usaron jeringuillas para dejar caer una potente mezcla de cianuro, sedantes y polvos de jugo de fruta en las gargantas de los críos. Según los informes, Jones obtuvo una licencia en algún momento anterior que le permitió almacenar cianuro.

Luego, los adultos formaron fila para beber el brebaje envenenado mientras los guardias armados rodeaban el pabellón.

Advertisement

Image: El día del suicidio colectivo (AP)

Dicho esto, hubo supervivientes en Jonestown. Una de las historias más notables pertenece a Hyacinth Thrash, una anciana afroamericana que durmió dentro de su cabaña durante toda la “noche blanca”. La mujer se despertó a la mañana siguiente y vio cientos de cuerpos.

Image: Imagen aérea de lo ocurrido con los cuerpos esparcidos (AP)

Advertisement

Cuando los funcionarios guyaneses llegaron a Jonestown al día siguiente, encontraron centenares de cadáveres esparcidos por el suelo. Muchas personas habían perecido abrazados el uno al otro. Jim Jones, de 47 años, fue encontrado en una silla, muerto por una herida de bala en la cabeza, probablemente autoinfligida.

Image: El día después de la masacre (AP)

La cifra de muertos en Jonestown el 18 de noviembre de 1978 fue de 909 personas, un tercio de ellos niños. Algunas personas lograron escapar a la jungla ese día, mientras que al menos varias docenas más de miembros del Templo del Pueblo, incluidos varios de los hijos de Jones (y la señora Thrash), se salvaron de una de las escenas más terroríficas e incompresibles del siglo XX. [Wikipedia, Rolling Stone, News, Huffingtsonpost]