Kim es la especialista en robótica más peculiar de la Universidad de Manchester. Su especialidad son los saltos, y es la mejor en su trabajo. Kim no es humana. Es una hembra de araña saltadora regia, y su especie guarda las claves para diseñar una nueva generación de robots ágiles como nunca se han visto.

Advertisement

La ara├▒a saltadora regia (Phidippus regius) es miembro de una familia de ar├ícnicos conocida com salt├şcidos. Su nombre lo dice todo. Un ser humano entrenado es capaz de saltar un m├íximo de 1,5 veces su propia longitud sin tomar carrerilla. Las ara├▒as saltadoras recorren distancias de hasta seis veces su propia longitud. En el momento del salto, sus patas ejercen una fuerza cinco veces superior a su propio peso.

Estas fascinantes criaturas usan sus habilidades para abalanzarse sobre sus presas, pero el ser humano no tiene nada que temer de ellas. Kim apenas llega a los 2 cent├şmetros de longitud y es completamente inofensiva. De hecho, le gusta saltar delante de las c├ímaras, y ello la ha convertido en el centro de uno de los proyectos de investigaci├│n m├ís avanzados en el campo de la rob├│tica.

La afici├│n de Kim por los saltos ha permitido al doctor Mostafa Nabawy y su equipo registrar con un detalle sin precedentes la mec├ínica del aparato locomotor de la ara├▒a en diferentes situaciones. Kim ha realizado todo tipo de acrobacias en frente de dos c├ímaras de alta velocidad y un esc├íner 3D que ha permitido recrear con detalle la fisonom├şa de sus patas en todos los momentos del salto.

Advertisement

El proyecto no solo ha permitido descubrir que las ara├▒as no saltan igual siempre, sino que usan su tela para asegurar la trayectoria o que equilibran su cuerpo para optimizar el consumo de energ├şa en cada salto. Cuando cazan una presa, sin embargo, sacrifican ese consumo de energ├şa y saltan muy bajo, lo que les permite recorrer la distancia hasta su objetivo en mucho menos tiempo. Sus patas tambi├ęn emplean un sistema hidr├íulico interno para extender los segmentos, compensar y ayudar a los m├║sculos. Han evolucionado para ser las saltadoras perfectas.

Las averiguaciones de los investigadores permitir├í dise├▒ar robots capaces de saltar con la misma eficacia combinando mejoras de materiales para m├║sculos artificiales y sistemas hidr├íulicos de apoyo. Nabawy reconoce que a├║n est├ín a mucha distancia de lograr una m├íquina tan perfecta como el cuerpo de Kim, pero la complicidad de la ara├▒a les est├í ayudando a acercarse a ese objetivo. [v├şa Universidad de Manchester]