De lo m√°s grande a lo m√°s peque√Īo. La naturaleza tiene una curiosa tendencia a repetir estructuras en diferentes escalas, pero este caso es especialmente singular. Un grupo de f√≠sicos acaba de descubrir un asombroso paralelismo entre las estrellas y nuestras propias c√©lulas.

En 2014, el m√©dico de la Universidad de Santa B√°rbara Greg Huber estudiaba una estructura helicoidal t√≠pica del ret√≠culo endopl√°smico, uno de los org√°nulos que se encuentran en el citoplasma de las c√©lulas. Huber cre√≠a que la estructura del ret√≠culo, que recuerda un poco a un estacionamiento de superficie de varias plantas, era √ļnica en la naturaleza hasta que vio el trabajo de Charles Horowitz.

Horowitz es f√≠sico nuclear en la Universidad de Indiana. √Čl y sus colegas estudian las estructuras que se forman en el interior de las estrellas de neutrones mediante simulaciones computerizadas. Cuando vio esas simulaciones, Huber llam√≥ a Horowitz. El resultado es un trabajo conjunto que acaba de publicarse en la revista Physical Review C.

La estructura del ret√≠culo endopl√°smico no es el √ļnico paralelismo. Las estrellas tienen en su interior multitud de estructuras que se asemejan a las de una c√©lula, desde redes de conductos a estructuras helicoidales y capas apiladas como si fueran membranas. Los f√≠sicos llaman al conjunto de estas estructuras la pasta nuclear, en alusi√≥n a las variadas formas de la pasta italiana que comemos.

Advertisement

Una estrella de neutrones. Ilustración: ESA

Por supuesto, los paralelismos empiezan y acaban en la forma. Aparte de que la escala es completamente diferente, tambi√©n lo son los mecanismos de la f√≠sica que los gobiernan. El interior de las c√©lulas se rige por leyes de la termodin√°mica adscritas a la f√≠sica convencional. Los procesos en el interior de las estrellas entran dentro de la f√≠sica cu√°ntica y a√ļn no hemos sido capaces de entenderlos del todo.

Advertisement

El estudio de Huber y Horowitz no saca conclusiones al respecto. Ambos autores lo consideran el principio de una nueva manera de estudiar los modelos astron√≥micos. Horowitz a√Īade: Ver formas tan similares en sistemas tan diferentes sugiere que la energ√≠a de un sistema podr√≠a depender de su forma de una manera m√°s universal de la que pens√°bamos.

Dos motores, uno celular, y el otro cósmico, a diferentes escalas. Las implicaciones, desde luego, son fascinantes. [vía Phys.org]