El artista argentino Tomás Saraceno desafía a los visitantes del Museo K21 Staendehauss, en Düsseldorf, a caminar sobre la nada en esta instalación. La obra no es apta para personas con vértigo, porque consiste en una malla metálica de 2.500 metros cuadrados suspendida a casi veinte metros de altura, el equivalente a un sexto piso.

Advertisement

La instalación se llama In Orbit, y los visitantes del museo pueden deambular libremente por su superficie como si fuera otra zona más del edificio. Los únicos requisitos son ser mayor de 12 años y llevar un calzado específico y antideslizante que provee el propio museo.

La obra está separada en diferentes capas superpuestas, e integra enormes esferas de PVC en acabados transparentes o de espejo. Saraceno ha tardado tres años en desarrollar esta compleja instalación y para su éxito ha precisado la colaboración de arquitectos, ingenieros, y hasta expertos en arañas o, más concretamente, en sus telas. Os dejamos con más imágenes impresionantes de esta instalación. [Tomás Saraceno vía Wired]

Advertisement

Advertisement

Fotos: © Tomás Saraceno Photo Studio, bajo licencia Creative Commons / K21 Standehaus