La fotografía que vemos podría pasar como el póster y promoción de una película de corte oscuro y macabro, sin embargo, no solo no es ficción, si no que detrás de la escena real hay más de una sorpresa. Por ejemplo, si te fijas bien, bajo esas máscaras tan solo hay rostros de niños.

La instantánea la tomó el fotógrafo Viktor Bulla en el año 1937, cuatro años antes del asedio de Leningrado, y eso posiblemente hace que la rareza del cuadro sea hasta conmovedora. Y es que muchos de los chicos de la foto habrían muerto en el Asedio, o quizás habrían sobrevivido.

Advertisement

Este retrato masivo y escalofriante con cientos de niños de un mismo pueblo se conoció posteriormente como “La defensa de los pioneros”. La llamada Pioneer Organization fue una organización juvenil de la Unión Soviética para niños de 10 a 15 años que existió entre 1922 y 1991.

Image: Pioneros en 1983 (Wikimedia Commons)

Al igual que las organizaciones Scouts del mundo occidental, los llamados Pioneers aprendieron habilidades de cooperación social y asistieron a campamentos de verano financiados con fondos públicos. A mediados de 1923 tenía 75,000 miembros, y para 1974 sobrepasaban los 25 millones.

Advertisement

En la famosa foto en blanco y negro, cada pionero está equipado con prendas similares y una máscara de gas. Todo ello bajo el lema central que rezaba: “¡Siempre preparados!”, lo cual significaba la participación en simulacros de preparación militar, algo que no era sorprendente dada la naturaleza inestable del joven estado soviético.

Tal preparación y entrenamiento se dio en respuesta directa a la guerra química durante la Primera Guerra Mundial. Por tanto, la preparación y la paranoia estaban estrechamente entrelazadas.

Image: Estampa con los pioneros de la década de los 70 (Wikimedia Commons)

Advertisement

Durante la Gran Guerra Patriótica (la guerra contra la Alemania nazi), los Pioneros trabajaron arduamente para contribuir al esfuerzo bélico a toda costa. De hecho, miles de ellos murieron en batallas como personal militar y en la resistencia contra los alemanes en sus territorios ocupados como partidarios y pioneros en secreto en ciudades y pueblos ocupados por el enemigo, incluso en campos de concentración.

Por cierto, cuatro Pioneros recibirían más tarde la codiciada Medalla de la Estrella de Oro como Héroes de la Unión Soviética, y un sinnúmero de ellos obtuvieron varias órdenes estatales, condecoraciones y medallas por actos de valentía y coraje en el campo de batalla, en líneas enemigas y en territorios ocupados. [AtlasObscura]