Las ultimas noticias en tecnología, ciencia y cultura digital.

Esta moto voladora a reacción vuela a 240 km/h, alcanza los 4.500 m de altura y ya se puede reservar

Esta preciosidad se llama The Speeder y es exactamente lo que parece, una moto voladora con microturbinas a reacción. En condiciones normales estaríamos viendo su debut con mucho escepticismo, pero hay un dato que anima a pensar que quizá pueda hacerse realidad: su fabricante.

La moto es el último proyecto de Jetpack Aviation, una compañía muy conocida en los últimos años por haber diseñado varios trajes voladores impulsados por turbinas que funcionan de verdad. En otras palabras, aunque el vídeo de presentación de The Speeder es puro CGI, sus promotores tienen experiencia con microturbinas y ya llevan unas cuantas horas de vuelo en ello.

Advertisement

Un segundo dato esperanzador es que la compañía ha abierto directamente el plazo de reservas para The Speeder. Jetpack Aviation solo fabricará 20 unidades y cada una costará la friolera de 380.000 dólares. Después, se centrará en una versión del vehículo para uso exclusivamente militar.

A nivel de funcionamiento, The Speeder funciona de manera parecida a un dron. En la parte inferior lleva cuatro turbinas que se autoregulan para proporcionar sustentación y equilibrar la moto en el aire. Otras dos turbinas más pequeñas con toberas direccionales se encargan de propoircionar impulso y maniobrabilidad en la cola.

La moto es capaz de alcanzar los 240 kilómetros por hora y de subir hasta una altitud de 4.500 metros con un piloto de máximo 110 kilos a bordo. Las turbinas se alimentan de keroseno o diesel, y ofrecen una autonomía máxima en vuelo de 22 minutos que varían en función de la densidad del aire o la climatología. Aunque su estabilización es automática, Jetpack Aviation advierte de que para volar con ella hace falta licencia de piloto profesional. En este momento la compañía discute con la FAA la posibilidad de que baste con una licencia de vuelo deportiva.

A nivel de seguridad, The Speeder tiene un sistema redundante que hace que siga estabilizada aunque se averie una de sus turbinas. En caso de pérdida total de sus funciones, el vehículo dispone de paracaídas balísticos que permiten un descenso controlado en el peor de los casos. El vehículo cuenta con sistema propio de radio para comunicaciones con otras aeronaves y con torres de control en tierra.

Advertisement

Es posible que nunca veamos estas motos como transporte privado en las ciudades, pero al menos el sueño de tener motos voladoras es cada vez más una realidad. Es solo cuestión de tiempo. [Jetpack Aviation vía New Atlas]

Share This Story

About the author

Carlos Zahumenszky

Editor en Gizmodo, fotógrafo y guardián de la gran biblioteca de artículos. A veces llevo una espada.

EmailTwitterPosts
PGP Fingerprint: BA3C91077C1CF6A7C6133D7CD3C89018CB814014PGP Key