Las pistolas de agua no han cambiado mucho desde su invención hace décadas, pero un equipo de ingenieros alemanes ha inventado una como nunca antes, que será el sueño de todo niño este verano (y de muchos adultos también). Su nombre es Spyra One y puede recargarse por sí sola.

Advertisement

Esta pistola de agua está diseñada para disparar “proyectiles líquidos” como si fuera un arma tradicional, en lugar del típico chorro de agua del resto de juguetes similares. Esto permite tener más precisión y alcance al disparar el agua, e incluso disparar ráfagas seguidas con mucha presión (aunque no la suficiente como para que duela el impacto, después de todo, sigue siendo un juguete).

La Spyro One está diseñada para recargarse automáticamente. Solo es necesario introducir la punta del juguete en el agua (sea una playa, piscina o un simple balde) y en máximo 15 segundos se habrá llenado su depósito, lo cual alcanzará para disparar unas 25 veces a una distancia máxima de 7,5 metros.

Advertisement

La pistola de agua depende de una batería recargable para funcionar, la cual cuenta con una autonomía para realizar hasta 45 recargas de “balas” (o agua). Este genial proyecto nació en Kickstarter, y el modelo final estará disponible por un precio de unos 175 dólares cuando salga a la venta (o 115 dólares si se reserva antes de su lanzamiento).

Lo único que puedo preguntarme al ver esta genialidad es por qué no existió algo así hace más de 20 años. [vía Spyra One]