La tarjeta de Rob Lowe (válida un año). BI

La pesadilla de muchos, el sueño calórico de otros. Existen en el planeta un pequeño número de personas que disfrutan de unas tarjetas muy especiales. Con ellas pueden comer gratis en todos los McDonalds y Burger King del planeta de por vida. Esta es su historia.

El nombre de Raymond Albert Kroc es posible que no te suene de nada. En realidad, es más conocido como Ray Kroc, y fue un empresario estadounidense que influyó en la vida (y la barriga) de millones de personas como pocos lo han conseguido. De hecho, se le conoce como el Steve Jobs… de la comida rápida.

La historia de McDonalds se puede dividir en dos partes. En la primera, la más soñadora, un reducido número de personas, los hermanos Richard y Maurice McDonald, idearon y crearon las bases de lo que iba a ser la famosa cadena.

Primera franquicia de Kroc en 1955. Wikimedia Commons

En la segunda parte, una sola persona iba a descubrir cómo hacer de un negocio local una idea global que se vendía sola en el resto del mundo. Esa persona era Kroc. De su mente no salieron muchas ideas propias, pero era astuto y un gran vendedor, tanto, que fue capaz de arrebatarles el negocio a los hermanos haciéndose con el control total de la compañía.

Advertisement

Cuando el empresario entró a liderar McDonalds ideó repartir un número reducido de tarjetas que otorgaban comidas gratis. Kroc también firmaba y regalaba una serie de cupones a ciertos clientes, los cuales eran válidos para comer gratis toda la vida (aunque en ocasiones con alguna restricción a alimentos específicos en el menú) de cualquier restaurante de McDonalds en el mundo. Como era de esperar, a medida que la cadena creció, el valor y la utilidad de estos cupones se dispararon.

Con el tiempo, la gente se fue olvidando de este detalle con el que Kroc inició su reinado. Varias décadas después, el político estadounidense Mitt Romney contaba una anécdota que ponía cara a uno de estos “afortunados”: su padre.

Imagen: AP

Al parecer, trabajó junto a Kroc en los inicios de su expansión, motivo que le llevó a poseer un cupón al portador para hamburguesas, batidos y patatas fritas ilimitadas en cualquier establecimiento. De hecho, McDonalds llegó a confirmar esta anécdota.

Advertisement

Sin embargo, además del padre de Romney, lo cierto es que no se sabe cuántos de estos cupones regalados por Kroc existen, aunque la versión oficial de McDonalds es de “varias personas a lo largo del tiempo”.

Con los años también se supo que la cadena de hamburguesas cambió los cupones por algo más acorde a los tiempos modernos: una tarjeta, las McDonald’s Gold Card. Estas hacían el mismo cometido, aunque podían estar limitadas a un solo restaurante, a una selección de restaurantes o, en algunos casos, de acceso en todo el mundo.

Kroc en 1976. Wikimedia Commons

¿Quiénes poseen estas tarjetas? La lista conocida sigue siendo limitada, aunque se saben más casos que con los cupones. Una de ellas fue Charles Ramsey, el famoso “héroe de Cleveland” que estaba comiendo un Big Mac cuando escuchó los gritos de una chica y acudió a ayudarla. Ramsey había dado con una de las tres jóvenes secuestradas durante una década en una casa cercana a la suya en Cleveland.

Advertisement

El hombre se convirtió en un héroe, y la compañía se sintió “obligada” a recompensar a Ramsey por aclamación popular para que de alguna manera reconocieran su heroicidad. Además, la publicidad gratuita que les dio su relato (donde incluía la mención al Big Mac) fue impagable.

Eso sí, no fue una tarjeta “vitalicia”, el regalo le otorgaba comida gratis de los restaurantes de McDonalds locales durante un año, aunque varios restaurantes en su ciudad natal de Ohio finalmente le ofrecieron un pase de por vida.

Tarjeta de Buffet.

Una persona confirmada que tiene una tarjeta vitalicia de McDonalds es el multimillonario Warren Buffett. En este caso le otorga comida gratis en cualquier local de Omaha para el resto de su vida. Además, gracias a Buffett se descubrió un segundo millonario poseedor de una tarjeta de oro: Bill Gates.

Advertisement

En este caso, la codiciada tarjeta dorada de McDonalds le da derecho a comida gratuita para siempre en todo el mundo. Dicho de otra forma, Bill Gates es la única persona públicamente conocida que tiene una tarjeta de oro de por vida en McDonalds en cualquier parte del planeta, aunque por supuesto existirán muchas más.

Más “celebridades”. El actor Rob Lowe tuvo una tarjeta por un año en ciertos McDonalds de Santa Bárbara. La recibió como regalo de un amigo suyo, David Peterson, propietario de una franquicia y el hijo de Herb Peterson, el tipo que presentó la Egg McMuffin en 1972.

Gates es la única persona públicamente conocida que tiene una tarjeta de oro de por vida en McDonalds en cualquier parte del planeta. AP

¿Y Burger King? Su historia es más o menos igual que la de su rival, aunque en este caso hay un número exacto de personas que disfrutan de las aquí llamadas Gold Burger King Crown Cards: 12. Estos afortunados poseen una tarjeta que les otorga de por vida comida gratis en cualquier Burger King del mundo.

Advertisement

A diferencia de McDonalds, las tarjetas de Burger King son un fenómeno relativamente reciente que se introdujo en el 2006. Según la propia compañía, solo se otorga a personas a las que consideran “amigos de la casa”, como ciertos trabajadores de Burger King, como recompensa por su compromiso durante años, y celebridades.

Si tienes esta tarjeta, puedes comer todos los días de tu vida una Whopper. Vorply

En este último grupo se encuentran George Lucas (quién además se asoció con la cadena en promociones de lanzamiento de sus películas), la actriz Jennifer Hudson, el actor Hugh Laurie (House), o el mismísimo Iron Man, Robert Downey Jr.

Advertisement

Por tanto, estas tarjetas legendarias son muy reales. Que las posean muy pocas personas no tiene por qué ser algo malo, tener una de ellas implica un gran poder, y en manos equivocadas podría llevar a la persona a la ruina (calórica). [BusinessInsider, Wikipedia, MotherJones, CNN, The Guardian]