La Galaxia Andrómeda. Foto: Tony Hallas / NASA

Dentro de unos 4.000 millones de a√Īos, la v√≠a l√°ctea colisionar√° con nuestra galaxia vecina, Andr√≥meda, en un evento en el que esta b√°sicamente devorar√° nuestra peque√Īa galaxia... o no. Un equipo de astr√≥nomos acaba de descubrir que Andr√≥meda no es tan grande como se cre√≠a.

Advertisement

El astrofísico Prajwal Kafle y su equipo en el Centro Internacional de Investigaciones en Radioastronomía han medido nuestra galaxia vecina empleando una técnica poco convencional. Han calculado su masa en base a la velocidad terminal.

Cuando lanzamos un cohete al espacio, este tiene que superar una velocidad de 11 kilómetros por segundo para poder escapar de la gravedad terrestre. Esa es la velocidad de escape o velocidad terminal de nuestro planeta. La Vía Láctea, por contra, tiene una velocidad terminal de unos 550 kilómetros por segundo. Kafle y su equipo han calculado que la velocidad terminal de Andrómeda es de entre 470 y 510 kilómetros por segundo y ello les ha permitido calcular su masa, que es de unos 800.000 millones de masas solares.

En otras palabras, la galaxia vecina no es dos o tres veces mayor que la nuestra como se cre√≠a, sino del mismo tama√Īo.

Advertisement

El descubrimiento pr√°cticamente obliga a reescribir los √ļltimos 50 a√Īos de estudios sobre el Grupo Local, que es el c√ļmulo de galaxias en el que vivimos. Andr√≥meda no es la galaxia m√°s grande seguida de la nuestra, como se cre√≠a. Ambas son m√°s o menos iguales y se mueven a una distancia de 2,5 millones de a√Īos luz. [Monthly Notices of the Royal Astronomical Society¬†v√≠a Science Alert]